Ser pobre porque se quiere

Comparte:

Hace poco escuché que en México la gente estaba pobre porque quería. Luego, reflexionando, y escuchando el relato de alguien que viajó por un largo período a Alemania, me quedé pensando en eso. Es cierto que en México hay cierta libertad, aún no se dictaminan leyes para coartar nuestras más básicas libertades como salir a caminar, emprender un negocio, organizar una marcha, etc. Podemos respirar con tranquilidad.

Disto mucho, sin embargo, de la opinión de quien me dijo que en México la gente está pobre porque quiere. Concuerdo que hay unos cuantos que son flojos y que prefieren ser indigentes, vagos que ni siquiera se esfuerzan por hacer bien su trabajo, pasan días antes de mover un dedo. Esos sí están pobres porque quieren. Pero lamento desilusionar a quienes piensan que en México se puede salir adelante así como así.

No siempre pueden

Por años he visto infinidad de gente esforzándose por salir adelante, por pagar sus cuentas de la forma más honesta posible, de brincar a un trabajo mejor, incluso ahorrar con demasiado esfuerzo para tener apenas lo indispensable para vivir, poner un negocio o hacerse de una casa muy rústica, casi barda por barda y no seguir pagando renta, esforzándose de formas heroicas por dar a sus hijos una carrera en la universidad gratuita y aceptando los maltratos de la salud pública; peor aún, siendo asaltados, engañados, defraudados en una larga lista de injusticias que da vergüenza ya vivir frente a esas violaciones ahora tan comunes que en otros sitios parecerían increíbles.

Controlados

Los manipulan con tal facilidad que ni siquiera saben que están siendo engañados, robados; no saben que tienen derechos y pueden exigir mejores condiciones de justicia, educación, salud, etc. No están pobres porque ellos así lo desean, sino porque se los han inculcado: ser rico es como un pecado, como una situación fortuita, ganarse la lotería, casarse con el joven de la hacienda y además son gente mala, sucia, sin valores, corruptos, necios y demás “malos” ejemplos que acostumbran dar a conocer por medio de escándalos para no seguir sus pasos.

La educación que les dan es para meterlos al sistema, que siempre paguen sus deudas, sus impuestos… Y cuando intentan hacerlo viene lo peor: es prácticamente imposible hacer crecer el negocio, se requiere mucho dinero que no tienen para atraer clientes y la competencia con las grandes cadenas los ahoga.

Los impuestos son exorbitantes, luz, agua, teléfono, facturación electrónica, impuesto de nómina, del ISR, del IVA, permisos anuales: protección civil, bomberos, equipamiento de seguridad… ¿El gobierno trabaja para el pueblo o el pueblo para el gobierno? Porque uno se puede pasar el mes entero haciendo trámites para que se cumpla con lo establecido por la ley el gobierno. Tenencia, verificación, multas, recargos, etc.

Ni en sueños

Poner un negocio es carísimo y nos mantiene tan ocupados que ni para protestar. No… no es uno pobre porque se desee, sino porque ese es el destino que ellos quieren que tenga el pueblo, el de un mundo de esclavitud a sus normas, a sus intereses, justificados de mala manera con el bienestar de la nación, siendo un país petrolero, teniendo tantos recursos naturales.

Un 34% de la población mantiene al resto. El 10% son burócratas que sirven al estado, para estar cobrando del 34% que se esmera en llegar alto, en invertir, en producir, en salir adelante, emprendedores que debieran tener todo, pero que no tienen nada.

Y luego la otra injusticia: unos acumulan tanta riqueza y hay tanta desigualdad que siempre tienen las de ganar. Nadie puede competir con ellos e incluso los danzantes gobiernos en turno se arrodillan ante sus dádivas para conservar todo igual. ¿Es justo? Claro que no. En Alemania se es pobre porque se quiere.

Decretado

Aquí se es pobre por decreto, por el incontable e interminable saqueo de las arcas del país, en manos de unos cuantos, poderosos, abusivos, descarados, corruptos, mafiosos que venden la riqueza de la nación o se la roban. Y así, nadie que sea pobre es culpable de serlo.

Le han robado el derecho de acumular riqueza, viajar, comprar una casa digna, tener buenos servicios, buena educación, salud y ni siquiera tienen derecho a reclamar, porque se les califica de revoltosos, de subversivos, de fascistas, rebeldes, revolucionarios, comunistas o vaya usted a saber de qué.

Publicado originalmente en Impulso Informativo

El elogio de la locura | Vídeo sugerencia de lectura

Comparte:

¿Crees que se vale estar loco con la única condición de reconocer la locura que se tiene? ¿Se puede estar cuerdo en un mundo de locos?

Sobre el autor de El elogio de la locura

En el año de 1511 se publica la obra El elogio de la locura de Desiderio Erasmo, mejor conocido como Erasmo de Rotterdam, un sacerdote católico que visitó Roma y consideró que la Curia del Vaticano, todavía convulsionada por la etapa medieval, se hallaba invadida de excesos e ignorancia. Erasmo, despertando ya al humanismo que trajo consigo la época renacentista hace con su obra una evaluación de los pecados que cometía la iglesia y muchos de los personajes de su época; pero fue astuto, trabajó de forma literaria y con una ironía delicada y humorística, las críticas a su propia Iglesia.

Erasmo de Rotterdam nace en 1466 y muere en 1536. Él se ordena sacerdote agustino el mismo año que se descubre América, pero la sotana le quedaba incómoda porque no estaba de acuerdo con muchas de las costumbres religiosas llenas de barbarie e ignorancia, nótese que es la época del despertar humanista y el fin de la Edad Media, esa etapa que en la iglesia católica carga con la llamada Santa Inquisición y por la cual aceptó su culpa hasta muchos siglos después.

Por eso hoy, hablaremos de El elogio de la locura, de Erasmo de Rotterdam para que te atrevas a leerlo.

Sobre la obra

El elogio de la locura es una disertación, un ensayo en el que el narrador u orador o ponente de una supuesta conferencia es la personificación de la locura, la estulticia o la insensatez. También se le ha traducido como El elogio de la necedad. Ella, la locura, empieza defendiéndose a sí misma, pidiendo que no se le juzgue tan duramente porque ella es la causa de la felicidad, del buen ánimo, de los momentos más hermosos de la vida. Dice que ella es autora de la demencia y de la ceguera, la embriaguez, la pereza, el olvido y el amor propio. Y de ahí parte para describir la locura que invade todas las esferas sociales: filósofos, teólogos, papas, reyes, príncipes, médicos o comerciantes, explicando por qué cada uno de ellos le deben el favor de cierta dosis de locura, haciendo su vida más suave, como el caso de olvidar las penas y las dificultades de la vida.

Conclusión

Erasmo era amigo de Tomás Moro, quien fue teólogo, filósofo y pensador de la misma época. Junto con él, traducen algunas obras y es de ahí donde Erasmo toma la idea de escribir esta fantástica y divertida obra literaria; de hecho Erasmo la escribe en casa de su amigo Tomás Moro en 1509, durante una visita y se publica dos años después. Te dejo en la descripción la liga para que la descargues.

Descarga

El elogio de la locura (pdf): http://tinyurl.com/yd2uchz

 

¿Por qué no entendemos algunas noticias?

Comparte:

 

Un nuevo bellocino

Los pobladores del mundo como masa ingente se arrodillan ante las noticias como si fueran lo más completo, la película de estreno, el día del juicio y su apocalipsis y dos días después han olvidado ya. Inmersos en el devenir diario de una turba desenfrenada de informes noticiosos, de guerras por estallar y números incomprensibles pero preocupantes de las bolsas de valores, las cotizaciones del euro y el dólar, la baja del petróleo. Y surge un desmesurado escándalo más en París o en Iguala, en Filipinas o las Malvinas. Y se vuelcan sobre el hueco que ha surgido en el poder de un país cual si esa pizza se fuera a terminar.

Detrás, siempre detrás, estará el marco completo de información que permite entender la causa de un problema, la filosofía de un conocimiento, la sociología y la historia. El hombre trasgrede contra su propia causa al ignorar las luces que le serán fieles y prefiere cerrar los ojos horrorizado ante una batahola mediática. ¡Están ahí! La historia es cíclica. La experiencia ya puede enseñar un poco más de las consecuencias perversas de un tirano o el recorte de un presupuesto o la baja de los precios del petróleo. Tal parece que fueran problemas nuevos, como si la teoría política o la ciencia económica fueran nuevas ciencias, como si nunca se hubiera desplomado la bolsa.

Ritual de noticias

Soplarse a diario el diario matutino de pe a pa, sintonizar CNN todo el día, o peor aún Foro TV, fuesen a decirles cómo colapsará el mundo al día siguiente. El cúmulo de información no significa ser cultos. Eso sucede con la comprensión de más alto espectro; eso es posible con el análisis profundo de no todas las notas, pero sí las más importantes, las que impactan a mayor número de personas, las que ilustran el comportamiento humano y el manejo macroeconómico de los países. Analizando la historia y dejándose ilustrar por los grandes maestros de la política, desde la antigüedad, la formación de las repúblicas. Después de eso, entenderemos cuáles son las notas y tendremos mejores elementos para dilucidar el futuro de un país en ruinas, sus más viables oportunidades; comprenderemos que los impuestos no deben destinarse al gasto corriente, sino a la inversión; entenderemos que el gobierno de ningún país debe meterse a competir en los sectores estratégicos; sabremos cuándo un candidato es otro chapulín demagogo y populista.

Para comprender a fondo

Enfóquese en leer, en encontrar las respuestas más profundas, en conocer la historia política y económica de su país y del mundo y no se deje distraer por el amarillismo mediático. Observe cómo las noticias son predecibles, repetitivas, distractoras, manipuladoras. Pase la mirada por encima del común denominador social y descubrirá un mundo más real, complicado, sobre todo por un grupo dominante y micro minoritario que somete a políticos, empresarios y ciudadanos a sus leyes, controla sus mercados, compra voluntades y mantiene esclavizada a la población en general en una vorágine de pagos y deudas, micro impuestos y vencimientos constantes, ideologías contrastantes como si fueran de la tripe A, para distraer y continuar con su política del miedo y su control absolutista del mundo.

Herramienta indispensable

La lectura, el análisis y la profundización le dotarán de armas suficientes para pasar a un lado de su control, gozará de una libertad jamás experimentada antes y mirará con mayor claridad cuándo alguien se está aprovechando de los demás, podrá actuar con una moralidad humana de comprensión al otro, le ayudará y le dará las armas para defenderse: las de una cultura nueva, el único camino viable contra el peor poder que se haya visto sobre la Tierra jamás. Analice temas de importancia como la economía del país más poderoso del mundo, los EUA y sepa porqué su banco nacional es un banco en manos de la propiedad privada y que tiene estrangulado su avance como nación y su afán expansionista.

Observe cómo las culturas orientales están inmersas en el control por medio de las religiones sobre la vida privada de las personas. Comprenda por qué África no puede crecer o porqué América Latina se encuentra con las manos atadas a las voluntades de empresas multinacionales. Vea cómo el petróleo domina al mercado mundial y pese a los problemas del calentamiento global y el descubrimiento de energías limpias y renovables, no se puede romper el cordón umbilical del oro negro. Lea a Maquiavelo, Rousseau, Schmidt, Hegel, Marx, Strauss… Infórmese de la historia de las naciones, enriquezca su cultura, lea literatura, filosofía y arte. Entonces, no le garantizo la felicidad, pero sí la realidad. Estará de pie en la Tierra y no en esa nube fantasiosa de futuros improbables y soñadores. Madure, crezca y llegue hasta el 6º. Estadio de Kohlberg en el que pueda sentirse comprometido con el bien de los demás, de su mundo y su país, valore las infinitas posibilidades maravillosas que tiene la humanidad.

Publicado originalmente en: La Jungla de Mariano

 

Joe Barcala
barcalajoe@gmail.com
joebarcala1 | leeromorir.org

La objetividad está en venta

Comparte:

No es sólo un fenómeno mexicano, el mundo entero está padeciendo el control mediático con fines políticos, económicos, religiosos o sociales. Por más de treinta años, las compañías petroleras de Estados Unidos pudieron evadir la normatividad que un grupo de científicos, gracias a las investigaciones realizadas, impulsó en beneficio de la población, por enfermedades causadas como el cáncer, debido a la contaminación. Los petroleros incluso llegaron a ofrecerles dinero para que se retractaran de sus investigaciones. Compraron investigadores para prolongar la discusión. Al final, la verdad salió a flote y se impusieron multas y sanciones a quienes no siguieran ciertos procedimientos en beneficio de la salud pública.

Sigue leyendo

Mitos, mentiras y obras fumadas

Comparte:

Los libros suelen ser vehículos de comunicación algo extraños, fumados, inverosímiles incluso; mitos y obras que no pierden su encanto incluyendo seres imaginarios y lo que resulta aún más folclórico es que en la sociedad se encuentra gente que los cree reales. Es por eso que dedicaré este espacio a enumerar algunos de esos seres cuya naturaleza sólo puede ser posible en la ficción literaria. Y queda la pregunta al aire: ¿por qué los escritores renuncian a la verosimilitud de sus personajes?

Sigue leyendo

El Quijote de la Mancha en Ayotzinapa

Comparte:

Se necesita estar loco como el lánguido Quijote con yelmo, para ponerse contra los gigantes molinos, mismos que irrumpen el paisaje con sus largas palas para mover al ritmo del viento. Un tipo que cree ser el héroe de las más aguerridas batallas de caballería, conquistando tierras como Felipe II de España, otro igualmente loco, megalómano expansionista, denunciado por Cervantes en su Hidalga historia.

Sigue leyendo

Fragmento de Parábolas del servicio al cliente

Comparte:

«El Maestro José Luis García Barcala es una revelación en la capacitación empresarial y un experimentado conferencista de habilidades épicas a la hora de explicar con gran maestría las rutas hacia el éxito organizacional.» Dr. Vicente López Rocher, Post Doctorado en Prevención y Educación en SIDA, de la Universidad de California en Los Ángeles; tiene un Doctorado en Antropología Social, de la Universidad de California en Irvine, multipremiado investigador y benefactor social.

 

Parábola de la mosca daltónica

Me hallaba sentado en el baño y una mosca me molestaba a menudo. Intenté darle con la mano y no podía atizarle siquiera un empujón. Por azares del destino, la bendita mosca dejó de molestarme cuando encendí un cigarrillo. Quizá la mosca era ecologista y no gustaba del humo de cigarro, por lo que intentó salir por la ventana de la regadera que permanecía abierta de par en par. Era un espacio amplio y suficiente, con luz de día, diferente a la luz artificial que se hallaba en el baño.

Digo que cualquiera podía haber visto que esa era la salida. Los mosaicos de la regadera incluso se veían obscuros. La mosca tenía que ver la salida fácilmente, pero no la vio. Durante poco más de cinco minutos estuvo intentando salir por la ventana sin éxito. Concluí que la mosca era daltónica porque si toda la gama de colores los veía del mismo tono, no podía ver que la ventana estaba ahí. Se golpeaba y probablemente tuvo una “factura craneoencefálica”, tal vez no por la fuerza sino por la constancia de los golpes.

La mosca logró salir más por el azar que por la capacidad de ver dónde estaba la salida. Las estadísticas la favorecían, tarde o temprano uno de sus golpes se convertiría en libertad.

HOMILÍA

¿Cuántos hay que intentan vender y no lo logran? ¿Serán daltónicos[1] como la mosca? ¿Será que quieren golpear y golpear puertas con la cabeza hasta que alguno se compadezca de los chichones y le compre? Las ventas no son un producto de la casualidad. Son el producto de una estrategia inteligente que no debe dejarse al azar y a la casualidad o a la benevolencia de los clientes. Se trata de la satisfacción de necesidades, si lo haces, venderás, si no, no. ¿Es tan difícil?

FRASE DEL DÍA: La suerte es una serie de factores que no percibimos pero que favorecen esa situación. –Anónimo.

 

[1] El autor de este libro es daltónico, curiosamente. El daltonismo es un defecto genético que provoca dificultades para distinguir colores. El nombre de la enfermedad viene de John Dalton, el físico matemático que padecía este trastorno.  Para muchos es algo curioso, para quienes lo padecemos nos es realmente insignificante en la mayoría de las situaciones cotidianas, aprendemos a ver otro tipo de cualidades en las cosas que requieren algún tipo de distinción.

«Es la obra imprescindible para entender las claves del éxito empresarial a través de las estrategias de servicio al cliente.» Carlos Manuel Hornelas Pineda, Licenciado en Periodismo, Maestro en Comunicación Institucional, Productor de documentales, Instructor de producción en el Centro de Entrenamiento de Televisión Educativa.

Libro Parábolas del servicio al cliente, versión impresa ($160 pesos), entrega a domicilio GRATIS a toda la república mexicana (promoción limitada)

Leer reseña

Descarga aquí Versión digital ($4 USD) desde la tienda Amazon.

Fragmento de la novela La cofradía de Joe Barcala

Comparte:

Los últimos tres meses había pasado mucho tiempo en casa, aislándome del mundo, sin prender la televisión, ni la radio. Apenas salía un par de veces a la semana a comprar algunos víveres para mantenerme con vida, sin faltar, por supuesto las cervezas o el licor, los cigarros, la marihuana y la cocaína, que eran mis principales alimentos en el encierro voluntario. La casa por dentro y por fuera daba el aspecto de evidente abandono y los árboles preferían tirar sus hojas con todo y ramas, que aún hoy parecía otoño en plena primavera. El invierno se encargó de secar las flores y la primavera hizo su tarea con las primeras lluvias tempraneras de febrero.

Sigue leyendo