Una familia de Texas tiene 18 miembros con COVID-19 por una fiesta sorpresa de cumpleaños.

Comparte:

Ahora tres permanecen hospitalizados, incluidos dos familiares mayores y una mujer que lucha contra el cáncer de mama.

Barbosa con su madre Carole

CARROLLTON, Texas – Mientras el norte de Texas padece el aumento de casos con COVID-19 y crece el número de hospitalizaciones, una familia enfrenta una crisis de salud que nunca esperaron enfrentar.

Esa crisis comenzó el 30 de mayo, cuando un solo pariente, infectado con COVID-19, sin saberlo, interactuó con siete miembros de la familia en una fiesta sorpresa de cumpleaños.

Luego, siete miembros de la familia contrajeron y transmitieron el virus a otros 10 parientes. Ahora, Ron Barbosa está rastreando a 18 personas en su familia que han dado positivo por COVID-19.

Barbosa no asistió a la fiesta, pero la celebración fue para su nuera que cumplió 30 años. Sin embargo, el sobrino de Barbosa fue el anfitrión. Ese sobrino es el que fue infectado sin saberlo, pensando que una tos leve era consecuencia de su trabajo en la construcción.

Fotografía tomada durante la fiesta sorpresa de cumpleaños.

Antes de la fiesta, jugó al golf con algunos familiares que también asistieron al evento, según Barbosa. A pesar de que todos hicieron todo lo posible para mantenerse socialmente distantes, Barbosa dijo que no fue suficiente.

“No fue tanto tiempo. Fueron solo un par de horas”, explicó Barbosa a un paramédico voluntario de EMT. “Pero en breve tiempo, los otros 18 miembros de la familia ahora están infectados con COVID”.

Barbosa, quien también está casado con una médico, dijo que él y su esposa se negaron a ir a la fiesta por razones de seguridad. Sin embargo, fue una fiesta que, según los estándares de salud estatales actuales, parecía inofensiva. Asistieron un total de 25 personas; por fortuna, no todas llegaron y quienes asistieron se quedaron por la misma duración.

“Cuando la gente comenzó a enfermarse, realmente nos preocupamos que todos tuvieran el virus”, dijo Barbosa. “Sabíamos que esto iba a suceder, quiero decir, todo este tiempo esto ha estado sucediendo, y habíamos estado aterrorizados”.

Entre los infectados se encuentran dos niños pequeños, dos abuelos, una paciente con cáncer y los padres de Barbosa, que tienen 80 años. Tres están hospitalizados: los padres de Barbosa, Frank y Carole, junto con su hermana Kathy, que está luchando contra el cáncer de mama.

Frank y Carole, padres de Barbosa

Kathy, según Barbosa, se está recuperando y se siente mejor, a pesar de contraer el virus mientras se somete a tratamientos de quimioterapia. Él dice que ella fue a la fiesta y se infectó, a pesar de que estaba socialmente distanciada y permaneció afuera, en un porche.

Pero los padres de Barbosa se encuentran en una situación mucho más difícil. Frank y Carole fueron novios desde la secundaria y llevan casados ​​casi 68 años. Barbosa dijo que es probable que Carole infectó a Frank después de que ella se detuviera en la entrada de la fiesta para dejar algo.

Carole ha estado hospitalizada desde el 13 de junio y Frank ha estado en un hospital desde el 17 de junio. Frank está en la UCI con soporte vital. Barbosa le dijo a WFAA (canal de televisión en el área metropolitana de Dallas-Fort Worth) que su padre está a centímetros de ser puesto en un ventilador.

Frank, padre de Barbosa, en la UCI

“Mi papá está colgando de un hilo”, dijo Barbosa. “Dicen que este es uno de los últimos ventiladores disponibles para mi papá”.

Las visitas están mayormente restringidas, lo que significa que las llamadas telefónicas a los padres de Barbosa son vitales. “Esa es realmente la mejor medicina. Sabes que están allí solos sin familia”, dijo Barbosa conteniendo las lágrimas. “Es desgarrador”.

Necesidad de plasma

Barbosa explico al WFAA que su padre necesita plasma sanguíneo de pacientes recuperados de COVID-19, gente que tiene anticuerpos establecidos. Sin embargo, Barbosa dijo que los médicos le informaron que no hay mucho en este momento.

En Facebook, una petición de ayuda de Barbosa fue respondida por unos pocos bomberos que, una vez infectados con COVID-19, estaban dispuestos a donar. Tristemente, pronto se enteró de que no podían donar su plasma para una persona específica porque había escasez.

WFAA ahora está investigando si ese es el caso de los hornos de sangre en el área de Dallas-Fort Worth. Mientras tanto, Barbosa está utilizando la frase “Frank Alert” para crear conciencia sobre la necesidad de más plasma sanguíneo con anticuerpos COVID-19. “Si te has recuperado … ve a donar tu plasma”, dijo Barbosa.

Además de su hermana y sus padres, Barbosa aclaró que el resto de su familia se está recuperando. En solo unas semanas, han pasado por múltiples emociones en este cuento de COVID-19, comenzando con ira. “Estábamos horrorizados. La gente no podía creer que se contagiaron por un miembro de la familia”, dijo Barbosa. “Pero ahora, estamos soportando esto juntos”.

Nota tomada de KHOW*11 News, traducción de Joe Barcala.

¿Por qué la derecha cree que Andrés Manuel es socialista?

Comparte:
Bullying al socialismo.

El socialismo tiene mala reputación y de eso, la derecha, se ha encargado por décadas de subrayarlo a través de discursos, noticias y descalificaciones con singular libertad. Nadie va a defender hoy el socialismo, yo no lo haré. Sólo diré que hay distintos socialismos en la historia y sus características van desde el mismo capitalismo puro hasta la más extrema contraposición económica y política, en combinaciones a veces inverosímiles como el control total de la libertad social pero con amplia competencia económica del capitalismo tradicional. Véase: Wikipedia.

La eterna lucha.

En resumen, el socialismo podría considerarse como opuesto al capitalismo en características como ideología, política y economía, principalmente. En el capitalismo clásico la idea es la libertad ideológica, la política liberal y la economía de mercado, donde los propietarios de los medios de producción son propiedad privada. En el socialismo clásico, la libertad ideológica es restringida por las leyes, la política es centralista y cuasi fascista (impuesta, como única idea buena) y la propiedad comunal, pública, de control por cuenta del Estado.

Fidel Castro.

La derecha se ha definido a sí misma, generalmente, como capitalista y considera, califica y tacha a la izquierda de socialista. Satanizar al oponente es una estrategia típica en ambos bandos. En occidente, desde los mismos libros de texto capitalistas (que tienen mucho de control ideológico como en el socialismo), se criminalizan a personajes líderes de gobiernos socialistas como Fidel Castro, José Stalin o Nicolás Maduro, por mencionar algunos.

Carlos Salinas de Gortari.

No vamos a valorar o desvalorar a esos personajes, no tiene sentido por ahora. En la izquierda se procede igual: son malvados todos aquellos que acumulen riqueza o a los gobernantes que aman la relación con ellos, que ejercen el poder para favorecer a sus socios multimillonarios enriquecidos con el capitalismo y como ejemplos hay muchos, especialmente en México tenemos a Carlos Salinas de Gortari que malbarató Telmex a su amigo Carlos Slim, quien en pocos años se volvió uno de los más ricos personajes del mundo, y así otros 24, por lo menos.

¿AMLO es socialista?

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México.

Si nos apegamos a los hechos, por ejemplo, si vemos su política económica, cuadra más con los postulados liberales, donde el Estado asume un papel regulador de la economía, equilibra la balanza. Contrario a la definición más típica del Neoliberalismo: adelgazamiento del Estado (venta de para-estatales), libre mercado salvaje (todos contra todos en adquirir riqueza), drástica reducción del gasto público y en estas 3 definiciones, AMLO, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, más bien parece lo contrario.

Características del modelo Neoliberal.

Se ha definido a sí mismo como liberal y enemigo del modelo Neoliberal. Quiere fortalecer el papel del Estado ante la invasión de empresarios en el poder público, especialmente por medio de la corrupción, a la que él ha combatido desde el primer día de gobierno. Para ello, como dice, debe empujar al elefante, ordenar y transparentar la administración pública, recortar infinidad de gastos superfluos que corrompían a la clase política anterior.

Un típico socialista está contra el mercado económico libre y tampoco es el caso de AMLO, quien, contrario a lo que decían los opositores desde 2006, no ha “venezolanizado” la economía. Por el contrario, establece las bases de la inversión pública para la generación de empleos, la capacitación de jóvenes por medio de becas para trabajar en empresas (dos pájaros de un tiro, pues así también apoya a las empresas). Que no desee exentar de impuestos a las grandes empresas o dar prórrogas en el pago de los mismos, no significa, en absoluto, que desee “socializar” al país.

Los socialistas sobreponen el bien público al individual, cosa que tampoco define al presidente. En el caso del COVID-19, el plan de restricción fue mínimo, comparado incluso con miembros de la derecha, como el gobierno de Jalisco que restringió el espacio público incluso con la fuerza pública.

El cineasta Guillermo del Toro critica el autoritarismo de Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco.

El pensamiento socialista es restringido a ideas controladas y por ello, el Estado cercena la libertad de expresión, une al Estado con el partido político que lo encumbró y este gobierno, el de AMLO, la libertad de expresión es total, a diferencia de, precisamente, los gobiernos de derecha anteriores y se ha deslindado de su propio partido MORENA, del cual es fundador y verdadero líder moral. Defiende sus ideas, pero en debate público abierto y respeta la visión de sus opositores.

AMLO, Presidente de México.

Este análisis podría ser mucho más amplio, pero, a la luz de lo comentado como resumen, podemos ver que AMLO no es socialista, es un político de izquierda, cuyo principal enfoque está en realizar políticas públicas liberales, procurando equilibrio del “rapaz” mercado, ayudando a los pobres primero y respetando la ley, la democracia y hasta a sus opositores. Ejerciendo el papel de mandatario, busca limpiar el papel del Estado a sus concepciones puras de apertura democrática y quitando la corrupción. Rompiendo la viciosa relación entre el poder económico y el poder público.

El fascismo se implantó primeramente en Italia, luego en Alemania y España, aunque se definió por primera vez en Francia.

Así que, señalar de socialista a AMLO es desconocer en primer lugar el amplio abanico de posibilidades de gobierno que pueden existir entre el capitalismo y el socialismo. En segundo lugar, es darse a conocer como grilleros incultos, usando clichés arquetípicos del sistema socialista en versiones clásicos de la ultra derecha y, por último, como fascistas que dicen tener la única fórmula mágica de gobierno que se debe imponer a la fuerza y que es totalizadora, que beneficiaría a todos por igual, lo cual, hemos visto históricamente, es una farsa, parecida más al socialismo que ellos critican que a la panacea del desarrollo que de dientes para afuera defienden.