Mi constante cambio de personalidad

Comparte:

Cambio de personalidad: ¿Qué si por ellas volé a otra dimensión? No importa que me vuelva un asesino o que me sienta escarabajo. Al fin, son mis vidas, yo decido a dónde quiero viajar y con quién convivir. El otro día estuve tocando la guitarra con un demente que después se suicidó y antes dejó escrita una carta a su amada Valentina, que no le supo comprender. Una mañana amanecí en los brazos de la mujer que más amaba Carlo Magno y la siguiente fui testigo de la violación de un niño por el cura de la iglesia. A ese ritmo, nada me espanta ya.

Es dulce, sin embargo, mecerme en las olas del mar sin requerir el Dramamine. Es idealista abrazar a una mujer que está prohibida o compartir en unas cartas el cariño que se le tiene al ser amado. ¿Que todo esto enferma? ¡Qué importa! Hubo quien se alegró por la muerte de su madre para tener unos días libres del trabajo. Y es curioso que no quedó uno solo vivo, pero hubo quien contó su historia. Y es fascinante saber antes que los demás, a qué hora han de morir. Pero me siento glorioso al acompañar al héroe cuando alcanza su victoria y luego se cura las heridas en una tienda de campaña al lado de una mujer que se escapó del otro campamento sólo para tener una aventura con el gran líder.

¿Cuál ha sido tu mejor cambio de personalidad?

Sí, me he corrompido con ellos. Y aguanto bajo el agua tres minutos y me aviento de paracaídas, sufro congelamiento al pie de una montaña que poco a poco, pese a perder un dedo, me regala su cima un día después.

Hace un tiempo fui misionero, como si me interesara en ello, y vi cómo la gente, con la perseverancia de mis mensajes, creyó en mi dios aunque sus vidas no tuvieran gran fuerza, ni dejaran de cometer las fechorías a las que estaban acostumbrados. Si fui testigo de una vocación, pero también de muchas violaciones e innumerables desengaños. Como aquella vez que vivía en Nueva York y estrenaba una mujer cada mañana.

Eso no es todo. Más de una vez me volví mujer y tuve menstruaciones, cólicos y menopausia. No se espantarán entonces si les digo que me enamoré de sus hombres, por ser apuestos, algo cínicos y machistas, pervertidos en el sexo, pero ¿qué le vamos a hacer? Acuchillé animales, no me lo van a creer pero hablé con ellos antes de mandarlos al inframundo. Sentí también el viento y la caída libre, con los ojos de una gaviota, dajando abajo, pero muy abajo, las montañas, los valles, ríos y mares; ahogándome con la humedad friolenta de las nubes.

¿Qué cambio de personalidad te gustaría experimentar?

Allá estuve, ¡qué pinche calor!, se los juro. El infierno tiene a muchos personajes que ni siquiera imaginábamos. Aquellas grotescas escenas me enchinaron los vellos de la piel. Escuchaba cómo el sultán me amenazaba con matarme al día siguiente, pero de mi mente venían nuevas historias para contarle, así, lo dejaba picado para no morir. Y una de mis noches más terribles perdí a varios amigos en la afrenta contra un terrible monstruo.

Increíble es también que al volver a mi realidad todo ha cambiado. Nada se ve como antes. Ya me hablaba de tú con las autoridades, porque como otros que conocí allá arriba, también van al baño y no son más que cualquier otro, con un poco de más suerte para estar en donde están. Esa realidad supera a la fantasía porque el mundo entero sufre más que cualquier otro momento de la historia. Porque todo ese mundo fantástico, pese al surrealismo, enseña más que la escuela. Leer es un estallido de la mente que lubrica sus bibliotecas, es un constante cambio de personalidad.

Cuento emotivo sin personajes
Hoy el amanecer es todavía despejado. Las sombras de los árboles acortan con el paso del tiempo sus manchas. El paraje no deja de ser maravilloso como un alumbramiento de clase media y donde todo brilla. Parece un remanso de paz cerca de una playa despoblada. Entre los cerros se …

No lo dudes, te cambiará la vida. Atrévete a experimentar un cambio de personalidad al día.

Parábola del esquizofrénico | Fragmento del libro Parábolas del servicio al cliente

Comparte:

El médico psiquiatra disfrutaba escuchar al profesor Enrique Vidaña porque coincidía con muchas de sus justificaciones para enojarse con todo el que le rodeaba. Esperaba que llegara esa tarde aunque ya estaba retrasado para su cita. Diez minutos más tarde llegó finalmente su paciente.

¿Cómo le va profesor Vidaña? Se le hizo tarde. ¡No fue mi culpa! Ese estúpido acomodador de autos no tiene ni la más mínima conciencia del tiempo de los demás. Imagínese que tardó poco más de diez minutos en entregarme mi automóvil.

¿Qué es una parábola?
La parábola designa una forma literaria que consiste en un relato figurado del cual, por analogía o semejanza, se deriva una enseñanza relativa a un tema que no es el explícito. Es en esencia, un relato simbólico o una comparación basada en una observación verosímil.

El doctor, paciente como era usual, dejó que el profesor se desahogara: ¡No hay uno solo! Todos los estacionamientos del centro son iguales, tardan “horas” en darnos el automóvil y tenemos mucho qué hacer. ¡Son unos desconsiderados!

El propio psiquiatra había sufrido los retrasos en los estacio-namientos del centro por lo que entendía perfectamente a su paciente. Con todo respeto para usted, doctor, dijo el profesor Vidaña “son unos #$/&%. Me tienen hasta la =$#”&/. Y nos tienen amarrados de los ¡””#$%%&, porque todos son igual de lentos y flojos”.

Increíble, pensaba el doctor, que un paciente como el profesor Vidaña se pusiera como fiera, ni sus grados académicos y educación le salvaba de comportarse como un inadaptado social.

¿Cree usted, doctor, que soy el único que sufre de este mal? A mi me parece que lo justo para un cliente es que lo traten con rapidez, que lo atiendan con respeto y eso incluye que respeten nuestro tiempo y que sean más prestos para el servicio.

Créame, profesor Vidaña, contestó el doctor, su problema es muy serio y va a requerir un tratamiento. A mí nunca me han hecho esperar en los estacionamientos del centro. Vamos a requerir un tratamiento de veinticinco sesiones y un medicamento tranquilizante antes que su esquizofrenia siga avanzando.

HOMILÍA

Al parecer el doctor aprovechó la oportunidad que tenía de llenar su agenda con un paciente muy impaciente que tenía un reclamo plenamente justificado: un servicio oportuno y eficiente. ¿Será muy difícil invertir en algunos cambios dentro de las organizaciones –estacionamientos, por ejemplo- para enfocarse a ser prestos en el servicio? Si usted no sabe por qué las empresas tienen un promedio de vida menor a dos años he aquí una de las principales causas: no están enfocadas a satisfacer las necesidades de los clientes, entre otras, a dar un servicio oportuno, eficiente, a costo accesible y de calidad.

FRASE DEL DÍA

La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho. -Jonas Edward Salk.

Libro Parábolas del servicio al cliente, versión impresa ($160 pesos), entrega a domicilio GRATIS a toda la república mexicana (promoción limitada)

Leer reseña

Descarga aquí Versión digital ($4 USD) desde la tienda Amazon.

Existencialismo de mis amores

Comparte:

Se me acabó la admiración por los amaneceres, me invadió el existencialismo, esa corriente filosófica que para unos aturde y despierta en sus emociones cierto asco. ¿Cómo podrían sentir eso, si defiende la libertad del hombre y considera a la vida actual como la verdadera trascendencia? Además, todos admiran a Heidegger, a Jean-Paul Sartre  o Albert Camus; es irónico que les puedan llamar maestros y no darse cuenta que fueron ellos importantes representantes del existencialismo.

Y camino por las calles pateando piedras o voy a los funerales para dispensarme del trabajo como Meursault, el protagonista de la novela de El extranjero, precisamente de Camus. Si también me importa una pura y dos con sal la vida de los extraterrestres fetichistas, o el número de calorías en una bolsa de papas fritas. Me encoge las polainas un sermón basado en fantasías, político o moral, acedo desde su causa, ríspido controlador de conciencias. Y de repente sólo me ilusiona encontrar bajo los escombros de una guerra, algún libro de colgadas arrugas como mi abuela que amaine los dolores de la congoja espiritual. Mi vida da un vuelco, en cambio, cuando leo párrafos como este:

Enrique Zapata murió por exceso de literatura. Trescientos kilos de libros le cayeron encima de súbito y acabaron con su vida. – Libros que matan de Alexander Prieto Osorno.

La vida es una quimera

Leyendo a Héctor Abad Faciolince en un artículo de El Espectador, me pregunto, al igual que él, si los escritores debemos matar, como lo hicieron Cervantes, Lope de Vega o Tolstoi. Debiera ser un requisito como lo sintió Meursault. Porque siempre queda la pregunta si matar es vivir mejor. Si la vida tiene sentido o es una quimera. Algunos agradecerían a sus homicidas o les gustaría cambiar de papeles. Y pasando a las afirmaciones, ¡es tan emocionante matar personajes en las novelas!

Pero al ver las cofradías de rateros políticos, no sólo de México, sino del mundo, cuyo común denominador (y altamente mayoritario –quizá debiera decir más del 90% de ellos-) es buscar el dinero y el poder, me produce La Náusea de Sartre, obra eminentemente existencialista y donde defiende:

Todo es gratuito: ese jardín, esta ciudad, yo mismo. Cuando uno llega a comprenderlo, se le revuelve el estómago y todo empieza a flotar… eso es la Náusea.

Cruda realidad de la literatura

¿Qué divino placer debió vivir Cervantes al fumarse un Quijote tan irreverente? Shakespeare me conmovió a las lágrimas de carcajadas al matar a todos sus personajes de Hamlet, Torcuato Luca de Tena merodeó los placeres de la locura en Los renglones torcidos de Dios, mientras Lope de Vega imaginó mi persona varios siglos antes de mi nacimiento al relatar mi vida en El villano en su rincón.

Porque después de ver la escenografía teatral del mundo actual, prefiero la cruda realidad de la literatura. –Yo mismo.

Los Beatles fueron más famosos que Jesucristo, según Lennon; su época multiplicada en colores y aseveraciones de amor y paz, es una forma clara de existencialismo en donde la seriedad se guarda bajo tierra, y esto se vuelve el paraíso. Donde los amaneceres se vuelven cotidianos pero las sonrisas provienen de chispazos improvisados y superfluos. Sin culpar, sin egoísmos, diatribas sin remitente y poemas en el templete.

Fuera de sí, o como consecuencia de, los escritores latinos, un día, se embelesaron con estas tierras y esta gente. Los palacios europeos no fueron más un sueño fantasioso de los invasores; a cambio, lo sublime de una tierra agreste y la techumbre de palma con pies mojados, espolvoreados por el salitre de la arena o los perros junto a la mecedora ahogándose por el tabaco y picoteados por los mosquitos.

Facundo, provinciano, bárbaro, valiente, audaz, fue reemplazado por Rosas, hijo de la culta Buenos Aires, sin serlo él; por Rosas, falso, corazón helado, espíritu calculador, que hace el mal sin pasión, y organiza lentamente el despotismo con toda la inteligencia de un Maquiavelo. –Facundo de Domingo Faustino Sarmiento.

Mundo vedado a muchos, existencialismo puro

Detrás del mundo de los que parecen vivos en este, se encuentra otro, uno más mitológico, prosaico y sombrío, desgarrador y comprensivo, alucinante de marihuana y jadeante de cocaína, desvelado de alcohol, hacinado en las cloacas, descalzo, improvisado, que tiene sus quereres en barcos de mujeres.

Más bizarro y más diverso, de adeptos incontables y de donde nadie imaginó que en él, se encontrara la verdadera definición de la vida. Un existencialismo exacto. Pura vida. Puro amor. Picardías y fierros oxidados, fábricas abandonadas. Carreteras cuarteadas por las fuertes ramas de ahuehuetes colindantes. Místicas plazuelas grafiteadas y los cilindreros, los globeros, las ardillas volando por las copas, los pintores de aerosol. Un chiquero con perímetro de madera envejecida, lluvias torrenciales, autos viejos, pastores adolescentes, miradas de un viejo en el camino de tierra esperando a que un día las flores del panteón le sepulten victorioso.

¿Qué más pueden pedir? Son esos amaneceres simples ratas de mercado maloliente, que intrigan, más no son más que multitudes; dame algo más novedoso, rómpeme el cráneo con un hueso de vaca o déjame seguir pensando en la inmortalidad de mis cangrejos.

En la columna lateral, arriba: Formulario de suscripción. ¡Gracias!

 

Publicado originalmente en La Jungla de Mariano

Las cofradías reales

Comparte:

Cofradía viene del griego, que significa hermandad. ¿Se imagina una hermandad creada por la gente más poderosa del mundo? Eso es el club Bilderberg, gente multimillonaria y con tanto poder (por lo mismo, ya que pueden comprar voluntades) que deciden el rumbo de las naciones del mundo. Tienen bajo su control a los medios masivos y pueden cambiar mentalidades, debido a su manipulación y capacidad de crear y difundir opiniones.

Algunos vídeos a manera de evidencia

Este es un vídeo que explica la realidad del Club Bilderberg, pero seguimos explicando más abajo.

Ahora vea este otro vídeo que explica en pocos minutos cómo está distribuida la riqueza en el mundo y quién es realmente este pequeño grupo de cofradías controladoras.

 

Aquí hay un vídeo que detalla la forma de producción actual que facilita la vida a esos grupos anteriores.

 

La novela La Cofradía cuenta la historia de un hombre que gracias a un libro, alcanza a la cofradía de esa ficción para llegar a controlarla o destruirla ¿lo logrará? Es una novela de intriga, narrada en primera persona y ha sido muy bien recibida por todos sus lectores. Abajo puede acceder a la liga de descarga.

 La Cofradía -el mundo me pertenece-

El poder del arte

Comparte:

Arte

De plomo el infinito valor de una obra de arte. Su juego visual en las neuronas, es un encanto que resume un tiempo, una historia, almas dejando huecos en la piedra y grumos de pintura en un lienzo y letras en una obra literaria.

Testimonio de un instante o muchos de ellos de un ángulo elegido entre los miles de infinitos, retrato de una vida con sus circunstancias, con el celo de su espíritu, como si cayendo al precipicio eterno, se tomara el pulso de un destello, se midiera su tamaño y dejara atónitos a todos los ojos que lo vieron. Nunca más en ese océano se apreciará el fenómeno condensado en un segundo y abrirá por siglos la mirada de quienes saben apreciar el brillo atrapado en su símbolo, en su esfera, en esa roca pulida de escultura o en la danza artística de un amor que quiso quedar inmortalizado.

Biografías literarias arte

Una constancia el heroísmo, a la cosecha, al canto. Un ritual de potente empuje, un viaje en el tiempo. Doce telones, una misma luz que emana del túnel. Siete veces siete incógnitas de la más sensible duda sobre el antes y el después, el anverso y el reverso de su único acto de fe. ¿Qué le detuvo? Filosofía enriquecedora de la que emanan bibliotecas de su benévola razón de ser.

De esas sombras nos cobijamos todos, nos libran de la ignorancia, del miedo y el hastío. Pena es que no la encuentren, que no la adoren; moran en su simple obscuridad, yacen cual sepulcros en la cueva del ermitaño, perdidos en el tiempo y el velo de sus vidas. Sin sus joyas no son vida, se conforman con circonias que a su brillo reducido creen tener un manantial en gotas de agua.

La comunicación es también un arte

Es deseo en mi el de atrapar el tiempo y sus misterios, al hombre que resbala y a la hija que apuñala. El guiso y el enjuto laminado de las minas, que mis ojos revientan sus llamas a cada palmo de mi admiración no permite cejar, provoca, alimenta, inflama. ¿Qué tanto valor se pierde si no? ¡Qué terrible es el panorama de un salvavidas! Presto a ayudar e incomprendido. Así al ver que pasan junto al prócer que les dio la libertad, que roban chips y no libros, música asíncrona y estridente en vez de sinfonías armónicas. Y se dicen completos.

Por eso huyo al cuartel de las estrellas, a fundirme en la senda del bosque de abetos cerebrales, a nutrir mis velas de luz, a saborear el relámpago gigante de fisión atómica en el que un segundo vale más que dos milenios. Tengo tanto qué admirar que no me importa más el devenir ajeno si no es para completar la fusión del trueno y la intertextualidad de una transculturación.

Arte en pocas palabras.

El beso de la mujer araña – sugerencia de lectura

Comparte:

Una novela diferente que presenta a sus personajes con sus propios diálogos, sin narrador, que cuenta la charla entre dos reclusos, compañeros de celda quienes, por las noches, para conciliar el sueño, tienen conversaciones sobre su vida, las películas que más les gustan y terminan compartiendo los aspectos más íntimos de sus vidas.

Se trata de la novela El beso de la mujer araña, del escritor argentino Manuel Puig; un drama de dos vidas unidas por el destino dentro de una prisión,  en la que queda de manifiesto también, el interés muy personal del autor por el cine.

El beso de la mujer araña

Los malévolos planes educativos federales

Comparte:

Soy de los que opinan que definitivamente México necesita una mejor educación y mejores planes educativos. Nuestros niños y niñas lo merecen. El futuro del país, de hecho, depende de ello. Si no mejoramos la educación, estaremos peor de lo que ya estamos, no lo duden.

A México le urge otro tipo de educación

Tenemos tantos problemas, por ejemplo, baja productividad, alta marginación, pobreza en la mitad de la población, algunos incluso muy seria; contenidos mediáticos basura, distracción de la población con el fútbol para encubrir los saqueos de nuestros gobernantes, poco o nulo ahorro, altísimos impuestos, multas de primer mundo, políticos corruptos al por mayor, empresarios más ricos de México que crecen su fortuna un 32% en 5 años mientras que somos el único país que ha retrocedido en América combatiendo la pobreza, etc., que si no mejoramos la educación, estos y otros tantos problemas de narcotráfico, inseguridad y más, no sólo no van a terminar, se van a agravar severamente.

Los planes educativos de la Secretaría de Educación Pública

Y muchísima culpa tiene la SEP, ese elefante burocrático que por décadas ha intentado mantener inculta a la población para que el círculo del poder no se vea amenazado por gente que piensa, sino por borregadas fácilmente manipulables con medios masivos enajenantes, creadores de soldados del sistema político nacional. Por eso deben cantar el himno y marchar, por eso deben obedecer a los maestros sin darles permiso de reclamar. Pero en cuanto a los números de las calificaciones se refiere, según la conceptualización de la secretaría en cuestión, todos deben aprobar, nadie puede obtener menos de 5 de calificación, para elevar el promedio nacional y poder compararse dignamente -ni así lo logran- con otros países del mundo.

¿Por dónde empezar?

La verdadera educación sólo va a venir de los buenos libros, de padres de familia que inculquen en sus hijos una visión crítica, un interés científico y una metodología de comprobación y medición rigurosas. Las escuelas no son para crear conciencias subversivas, ni religiosas, ni grupos de poder, ni adeptos a ideologías de ningún tipo. Deben ser espacios de análisis libre, sin planes educativos, donde se generen nuevos conocimientos, independientemente de toda creencia. Antes se creía que la Tierra era el centro del universo, pero creer no era suficiente, se requería medir, proponer y poner a prueba los conocimientos. Hoy la humanidad nos está ganando el mandado a los mexicanos que todavía vivimos en la edad media del aprendizaje.

La reforma educativa al vapor aprobada en el insufrible sexenio de Peña Nieto, es sólo administrativa, no corrige los vicios del sistema y le da más poder al gobierno para controlar al gremio de maestros. Esos son los planes educativos malévolos del sistema actual. Es cierto, se debe evaluar, pero no son ellos quienes tienen la autoridad moral para hacerlo. No tomaron en cuenta a los maestros para esa reforma, se llevaron a unos cuantos a pasear al D.F. pero nunca los tomaron en cuenta, sólo fue un trámite suicida. Quieren seguir controlando la estupidización -que no educación- de la población.

La maniobra contra los profesores de la CNTE al desaparecer el IEEPO quizá habría sido correcta y correctiva con otro gobierno federal; con este, con peña nieto (no merece mayúsculas) y chuayffet o su sucesor Aurelio Nuño, no es difícil adivinar que quieren los recursos que manejaban, como lo han demostrado ya en muchas otras decisiones: quitar a la competencia. Ellos son los únicos que pueden controlar todo aquel sitio mexicano que maneje dinero. Lo necesitan para sus casas blancas, sus viajes a Inglaterra o Francia con cientos de funcionarios pagados a todo lujo con el erario. 

¿La reforma educativa?

Que quede claro, este gobierno es el más corrupto (y descarado) de toda la historia nacional. Las leyes son los medios para enriquecerse, asegurar su estadía por otros 70 años, seguir comprando a los medios que más tarde pasarán a controlar de forma definitiva. Televisa podría pensar que está haciendo el negocio de su vida, ganando millones para maquillar el saqueo más grande de que tengamos memoria, pero en cierto momento no muy lejano, el enemigo a vencer será la televisora, por eso llego peña con el anuncio de abrir canales nuevos de televisión abierta, para poder controlar y atacar en el futuro al medio que en otra época se llamó “Telesistema informativo mexicano”.

No me gusta demasiado el sindicalismo, pero en esta ocasión, queda claro que el enemigo de todos los mexicanos se encuentra en los Pinos y va por todo; hoy creo más en los maestros que en el gobierno de Gabino Cué y, desde luego, del abusivo de atraco-mucho.

 

 

El reino de las verdades, novela autobiográfica de Joe Barcala

Comparte:

Federico Flores Pérez.

Maestro en Letras

El escritor Joe Barcala nos trae esta magnífica historia de su vida, El reino de las verdades, inventada y recreada, ilustrada y bien fumada. Es sin duda, una maravillosa reseña aderezada con su imaginación de una vida que me consta, ha vivido y le ha dado la vuelta a los modelos biográficos existentes. Además nos cuenta cómo desde niño sintió las asperezas de la vida, no sin antes ilustrar cada paso que le mantenía de pie, porque deseaba ser el paje de la princesa. Un posible accidente en motocicleta que terminó con la vida de su primo, le cambió la vida y un amigo que se fue lejos le hizo crecer de forma admirable.

El reino de las verdades, un tratado sobre las mentiras humanas


Luego de publicar El reino de las verdades, dentro de la historia desde luego, se hizo muy famoso y llegó a estar en peligro de muerte, nuevamente. Y en torno a la verdad, encontramos un tratado esclarecedor de las mentiras humanas y su naturaleza.

Sin duda, Joe, es uno de los más prolíficos escritores mexicanos de nuestros tiempos. Además con una inusitada forma de ver la novela y de guiar a los lectores, a través siempre de sorpresas, por laberintos mágicos. No te la pierdas, es mágica y es una cortesía del escritor.

 

Content for guests

Descargar “El reino de las verdades - Novela semi autobiográfica de Joe Barcala” elreinodelasverdadeslight.pdf – Descargado 618 veces –

HItler quiere prohibir El Sacerdote Ateo

Comparte:

Fragmento de El sacerdote ateo

Efectivamente, aquella mujer a todas luces parecía poseída. Físicamente se notaba algún tipo
de desfiguro, propio de esa condición. Los ojos casi salían de su órbita, el cuello se estiraba más de lo
natural, sus brazos se doblaban a la inversa. El reflejo le hizo persignarse, utilizar su estola y pedir un
poco de agua para bendecirla y unas ramas para rociarla. Aquella en realidad era una pocilga. La casa
era hermosa por fuera, pero dentro, se asemejaba a un cuchitril.

Las paredes se decoraban con cajas, mantas y polvo. Unas estanterías en las paredes rebosaban de contenido, las figuras hermosas que antaño adornaban los libreros hoy se hallaban detrás de platos encerados por velas derretidas, por cajas con medicinas caducas, piezas de automóvil aun grasientas, tubos de pegamento seco, focos quemados, una serie de navidad chimuela, muñecas desnudas con el cabello tieso, cucharas sucias de años; un teléfono descuartizado y muchas más cosas que inútilmente esperaban algún tipo de reparación o depuración al menos. La enfermedad vivía de tiempo completo en esa, si se le puede llamar así: casa.

Eusebio no podía adivinar el cúmulo de años que, desgracia tras desgracia, se hallaba detrás de aquel desorden. Al parecer, el único que se bañaba en esa casa era Rogelio, porque su madre, la poseída, manifestaba un severo descuido higiénico; incluso el perro de raza indefinida, tipo callejera, lucía más aseado que ella. Los dos mujeres regordetas que devocionaban desde la mesa de la cocina, llorosas, angustiadas y desde luego, sucias y con aparente sarna en la cabeza, al ver al cura no se levantaron. Eso sí, estuvieron, al igual que el perro, atentas a los rituales que, a manera de letanía y dramatización corporal, efectuaba el Párroco que ansiaba salir a respirar aire puro y no parar hasta llegar a La nada, aunque fuera caminando; todo con tal de evitar el hedor putrefacto de aquel recinto inhóspito.

Palabras del Dr. Vicente López Rocher sobre El sacerdote ateo

Una vez que Rogelio le acercó una pequeña fuente con agua bastante sucia junto con unas ramas que no le iban a servir de mucho, porque estaban demasiado secas.

Eusebio bendijo el agua, ante Rogelio y su madre, con una oración y juró derramarla toda sobre ella, para que no intentaran beberla después con fines curativos, dada la suciedad de la misma; incluso si tuviera que aventarla a los pies de la mujer. Ella se tranquilizó un poco al empezar a recibir el goteo, tal como si estuviera ocurriendo un milagro. A Eusebio no le inmutó, pero Rogelio se emocionó creyendo que su madre estaba siendo exorcizada. Ningún demonio seguiría consumiéndola y quitándole la escasa paz que existía en aquel, otra vez impropio, hogar.

Agotó el agua por toda la habitación y procuró huir lo más pronto posible. Rogelio le acompañó a la salida y una vez fuera le pidió que llamara a un médico, para terminar el proceso, le explicó.

—El doctor no quiere venir, ya le hemos llamado en varias ocasiones. A Eusebio no le quedó otra opción que convencerlo de hacer algunas modificaciones importantes.

—Si no limpias tu casa, ni el Espíritu Santo querrá entrar.

—¿Usted cree?

—Rogelio, los hijos de Dios son gente que procura vivir dignamente; las condiciones en que se encuentra tu madre son consecuencia del desorden en sus vidas. El demonio ha puesto una sucursal del infierno en tus habitaciones. Saca todo lo que no pueda brillar con un buen trapo y quémenlo o tírenlo a la basura. Laven todo con mucho jabón y pinten dos veces las paredes.

Reemplacen toda su ropa cada dos o tres años y no la usen si no está limpia. Cambia las sábanas una vez a la semana. ¡Por Dios! Lo que tiene tu madre no es un demonio, es una infección severa. Beban sólo agua hervida, laven y desinfecten las verduras antes de comerlas.

—Pero no me alcanza el dinero que gano para todo eso que me pide, Padre. ¿Cómo le voy a hacer?

—Yo te regalo dos botes de pintura, pero tú, aunque sea pobre, no vivas en el infierno. Procura que tu casa sea un templo para Dios, no para Satanás.

—Muchas gracias, padre.

—Si el doctor no quiere venir, dale un baño a tu madre y llévala a la clínica para que le receten algún antibiótico.

—¿Está seguro que no es un demonio?

—Tal vez lo sea, no lo sabemos, pero si tu madre sigue enferma, el demonio regresará aunque lo saque el mismísimo Santo Padre, porque los espíritus del mal aman los ambientes insalubres.

El estómago de Eusebio se atoraba con el dolor provocado por las carcajadas que iba produciendo a cada momento durante su regreso al templo de la Inmaculada Concepción. Se preguntaba: «¿Cómo fui capaz de decir todo eso?». Incluso se detuvo antes del pórtico del edificio junto al estacionamiento para volver a reír libremente, antes de ser asaltado por algún otro asunto ordinario o novedoso de su comunidad. Decidió contarlo todo a Simeón, necesitaba alguien a quien compartir su divertida anécdota de exorcismo.

Ver otro fragmento, reseñas, vídeos aquí.