Rayuela de Julio Cortázar | Vídeo sugerencias de lectura

Comparte:

¿Eres de esos lectores qué sólo leen un libro para saber cómo termina? ¿Qué piensas de una novela que a través de las reflexiones de los personajes te revela cómo fue escrita?

Sinopsis

Toca el turno a una obra que revolucionó el mundo de las letras contemporáneas, una historia que se puede leer de muchas formas, en diferente orden de sus capítulos, y con trasfondos distintos. Se trata de Rayuela, del escritor Julio Cortázar. En ella, desde el principio, el autor nos invita a leerla en un orden diferente al que está impresa. Podemos leerla, como llegó a decirlo un tiempo después, en desorden accidental y encontrarse con una nueva historia.

La novela consta de tres partes, una desde París, la otra desde Buenos Aires y la tercera a través de una serie de documentos en forma de capítulos también que indican, entre otros temas, cómo se fue escribiendo la novela, con reflexiones filosóficas. De este modo, el escritor nos da siempre un primer esbozo de la historia, es en realidad el lector quien va conformando con su punto de vista un nuevo despliegue de significados.

Por eso hoy, te hablaré de Rayuela, de Julio Cortázar, para que te atrevas a leerla.

Sobre el autor

Un hombre lleno de fantasía, pero de vastos conocimientos literarios, Julio Cortázar nace en Bruselas en 1926 y desde sus 4 años de edad vive en Buenos Aires. Su primer editor fue Borges quien quedó sorprendido por su maravillosa narrativa y originalidad. Debido a sus diferencias con el Peronismo, decide abandonar Argentina y se vuelve traductor de la ONU en París. En 1962, ya con el éxito de obras como Bestiario e Historias de cronopios y de famas, publica Rayuela, obra que de inmediato se inscribió en el canon de Boom de la literatura hispanoamericana y en pocos años era ya un clásico, digno de discusiones, estudios y análisis literario en las mejores universidades del mundo.

Sus obras, llenas de una refinada propuesta social, como cualquier otro buen escritor, siempre luchan contra la esclavitud humana de la época y contra el abuso de dictadores o sistemas. Al mismo tiempo, desea liberar a la novela de una esclavitud tradicional, obligada a narrar de cierta forma, restringiendo su crecimiento. Por eso Cortázar se aventura a proponer la libertad en la narración de las historias, permitiéndose el desorden al contarlas y descubriendo así, que una misma historia puede ser narrada de principio a fin o empezando por la mitad, siguiendo por el final y terminando por el principio.

Sobre la obra Rayuela

Rayuela nos enseña cómo se escribe. Morelli, uno de los personajes, dice: “Inevitable que una parte de su obra fuese una reflexión sobre el problema de escribirla” (99). En la primera parte, “Del lado de allá” (París), Horacio Oliveira vive con la Maga y rodeado de amigos que forman el Club. Muere Rocamadour, el hijo de la Maga, y Horacio, después de varias crisis, se separa de ella. En la segunda parte, Horacio ha vuelto a Buenos Aires: “Del lado de acá”, vive con su antigua novia, Gekrepten, que le esperó; en realidad, se pasa la vida con sus amigos Traveler y Talita, trabaja con ellos en un circo, primero, y luego en un manicomio. En Talita cree ver de nuevo a la Maga y eso le conduce a otra crisis.

Conclusiones

Es importante destacar que como cualquier novela, hay un reflejo del autor en su obra, por eso, al respecto, Cortázar dijo en cierta ocasión: “si yo no hubiera escrito Rayuela, probablemente me habría tirado al Sena”.

Rayuela es una historia de amor y humor como el propio Cortázar la definió, donde podemos carcajearnos y llorar, estremecernos con dolorosísimas separaciones y amores apasionados.

Descarga

Rayuela (pdf): http://red.ilce.edu.mx/sitios/micrositios/cortazar_aniv/pdf/8_Cielo_Rayuela_libro.pdf

Entrevista al escritor Joe Barcala en Estamos al Aire y Radio Buap (Feb 15)

Comparte:

El sacerdote ateo es la nueva novela del escritor Joe Barcala y que está causando revuelo no sólo en México, sino en el mundo. Cuenta la historia de un sacerdote que es párroco de una iglesia en una ciudad imaginaria denominada Motolinía, forma en que los indígenas llamaban a Fray Toribio de Benavente, uno de los fundadores de Puebla.

Entrevista en “Estamos al aire” en Radio BUAP

La comunidad de sacerdotes en El sacerdote ateo

Se trata de un grupo de cuatro sacerdotes dominicos que forman parte de esa comunidad y que de forma excepcional es una Parroquia en el templo, también imaginario, con el nombre de la Inmaculada Concepción mismo que tiene como fuente de inspiración el templo de Santo Domingo, ese que alberga una de las más famosas capillas barrocas de América: la del Rosario.

Junto con el superior Eusebio, el ateo, se encuentran otros tres sacerdotes que son creyentes: Nemesio, el más joven, que es un tipo bonachón, amedrentado por visiones sobre la muerte antes que suceda; Horacio, que tiene una amante y es alcohólico y Simeón, un viejo con una enfermedad terminal.

Un terrible accidente sucede en la torre de la iglesia y los sacerdotes tienen que seguir lidiando con ese y muchos otros problemas para que su templo siga ofreciendo los servicios a los feligreses. Nos acercamos, gracias a la detallada descripción del novelista Joe Barcala, hasta los reclinatorios de las confesiones para escuchar de viva voz las penitencias que dictan a los creyentes, quienes se acusan de hasta lo inimaginable para que los lectores podamos comprender las dificultades que viven los sacerdotes al procurar conservar su fe y creencias pese a las monsergas de la vida de la población.

Otros personajes que afecta a Eusebio

Y sufrimos junto con ellos, la intromisión de la esposa del Gobernador y las exigencias del Reverendo Meneses, superior de la congregación o las instrucciones del Arzobispo Marcelo Espinosa de los Monteros; al grado que Eusebio, se ve en la necesidad de tomar unas vacaciones para no enloquecer ante tantos problemas, al tiempo que se encuentra en una encrucijada al saber, por confesión, que su propia hermana fue violada por un homosexual que deseaba tener un hijo a cualquier precio, como si la vida del Párroco no tuviera ya tantas complicaciones.

Y además, su ateísmo, producto de la reflexión luego de viajar al Vaticano y decepcionarse de antiguas ilusiones sobre la magnificencia de su iglesia y el debate con un par de ateos en el vuelo de regreso.

Sobre el autor

Una novela emocionante que no termina de mostrarnos una novedad cuando ya nos está involucrando en la siguiente. La narrativa de Joe Barcala es propia de los tiempos modernos: estridente, conmovedora, impactante y atractiva, como lo demostró desde su novela anterior, La Cofradía.

Por si fuera poco, El sacerdote ateo es parte de una colección denominada Herejías que contiene otras dos historias que prometen ser igualmente desgarradoras: Lujuria en la sotana que, según declaró, su contenido llevará a los lectores hasta el corazón mismo de los curas pederastas y de los amantes en sus más irreverentes acciones dentro de la alcoba y Confesiones sacrílegas como colofón digno de la vida consagrada y resulta un drama épico del pastoreo de almas contemporáneo en el que se envolverá al lector, según prometió el escritor, a develar los secretos más profundos de un sacramento tan polémico como intrigante y subversivo.

No te pierdas esta increíble historia, llena de dolor y amor en contraposición y en concordancia con los tiempos que vivimos; todo enmarcado en una enajenante y adictiva historia que aporta una propuesta literaria innovadora y que te cautivará, sin duda.

Formación académica

Joe Barcala es Maestro en Literatura que nace en el bello Puerto de Veracruz el 6 de septiembre de 1967. Promotor de la lectura, el conocimiento literario y amante de las obras clásicas. Imparte conferencias, es crítico y editor. Sus dos primeras obras surgen tempranamente, cuando cumplió 15 años. Ha publicado 4 libros, tres de ellos novelas: Murió la muerte, La Cofradía, Parábolas del servicio al cliente y esta: El sacerdote ateo; sin embargo, tiene terminadas otras seis historias y está terminando dos más.

Gracias a su empuje y liderazgo, ha logrado una gran penetración en la industria editorial y su principal característica narrativa es, sin duda, su inventiva que refleja en personajes destinados a sufrir sus ocurrencias imaginarias; suelen ser grandes y trascendentales porque a través de ellos propone una revolución humanista.

Articulo publicado originalmente en www.Sudcalifornianos.mx (ya no está disponible).

Entrevista en Saber sin fin (vídeo)

Comparte:

Crítica a El sacerdote ateo en Poblanos.mx (ya no disponible)

La gente se confunde al criticar la novela de El sacerdote ateo del escritor veracruzano Joe Barcala. Primero deberían leerla. En ningún momento se trata de un ataque a la Iglesia Católica y mucho menos es una denuncia de su vida cotidiana. A lo sumo es un retrato de una realidad que pocos conocen dentro de la jerarquía eclesiástica y de la vida comunitaria que muchos de ellos viven.

Su novela, en cambio, es una verdadera afrenta por destacar el humanismo que muchos de ellos ya no practican y que deberían. También se trata de una propuesta literaria que pretende despertar la conciencia, como muchas otras, en la sociedad; además de su narrativa que sobrepasa los límites de la postmodernidad, El sacerdote ateo cumple cabalmente con la perspectiva literaria contemporánea y pone de manifiesto, una vez más, la apuesta por una nueva humanidad consciente, exigente y deseosa de penetrar en las esferas que disfrutan manipulando y adueñándose de los modelos que ellos establecen para dirigir la vida del resto de las personas.

Abrir mentes

Al leerla, se darán cuenta que lejos de ser una crítica incoherente y absurda, como algunos intentan calificarla y donde ponen de manifiesto su ignorancia sobre la literatura más vanguardista, despertarán muchos valores que tienen dormidos, por lo que la novela habrá cumplido una vez más con ese carácter social y promotor de una vida humana enriquecida, esa que abre mentes y crea conciencia, mueve al espíritu y conmueve a la acción de perfeccionamiento evolutivo que llama a la trascendencia verdadera.

Eso es el arte, esa es la cultura: un beneficio en pro de una raza superior. El que no lo pueda ver, es que no sabe leer entre líneas, es porque sólo mira por encima, vive bajo el yugo del obscurantismo medieval impuesto precisamente por esa Iglesia inquisidora.

El despertar humano en el siglo XXI

Ventajosamente, una gran cantidad de personas han despertado ya de la sumisión a ultranza que les impusieron las corrientes de pensamiento monopolizadas de antaño. Ese grupo de personas, además de disfrutar de buena literatura, de una historia apasionante y llena de intriga, reciben una dosis fabulosa de diálogos internos que invitan a la reflexión, a valorar y discutir los temas tabúes y a discernir entre una y otra ideas sobre la existencia de la divinidad o su discutida forma de actuar entre tantas versiones de un mismo dios, o el conflicto existente entre el que unos creen y otros rechazan.

Sin duda alguna, leer la novela de El sacerdote ateo removerá más de una vida clavada en ideas que no se atreven a discutir por ser víctimas del negocio del miedo y levantará valientemente a quienes simplemente se escudan en la mediocridad de ideas ambiguas; al tiempo, comenzarán el inevitable proceso de cuestionar con estoico escepticismo cualquier elemento que pretenda disfrazarse de verdad.

El escritor Joe Barcala ha publicado otras obras previamente y ha dejado en claro, a través de ellas, que su apuesta es por el cuestionamiento, no por la afrenta. ¿Estamos dispuestos a descubrir la verdad o permaneceremos sometidos al mundo de los poderosos sin discutirlo?

Otras obras

En la novela La cofradía, el autor lleva a sus lectores a un viaje por un mundo de poder, riqueza y manipulación que existe realmente en esferas controladoras de los mercados mundiales, los bancos y tienen un indiscutible manejo sobre casi todos los políticos del mundo.

Quien lee esa novela, no vuelve a ver las cosas de la misma forma. Lo mismo sucederá si se atreven a descubrir los misterios de El sacerdote ateo y seguramente de sus dos secuelas que vendrán posteriormente, como ya fue prometido en esta novela.

Reseña de El sacerdote ateo

Comparte:

Un buen día el padre Eusebio descubre que ha perdido la fe. Este sacerdote de cincuenta y cuatro años -a cargo de la Parroquia de la comunidad dominica del templo mariano de la Inmaculada Concepción-, desconoce cómo se ha fraguado esta pérdida, pero es imposible negarse a sí mismo que está cayendo definitivamente en el ateísmo.

Esta es la premisa inicial con la que se abre la estupenda novela del mexicano Joe Barcala “El sacerdote ateo”, que publicó recientemente la editorial Koller Scrite en su colección Herejías.

Una obra en la que, con una prosa tremendamente fluida, un toque de humor continuo con guiños cómplices al lector y personajes creíbles que se nos presentan poco a poco gracias a la excelente habilidad narrativa de este autor, exhibe la terrible duda que gira en la mente de Eusebio: ¿por qué un sacerdote con décadas de servicio a Dios de repente se ha vuelto ateo? – Universo la MagaReseña de El sacerdote ateo

Seguir leyendo aquí.

 

Seis personajes en busca de autor | Vídeo sugerencia de lectura

Comparte:

 

¿Qué pensarías si al llegar a un teatro a ver una obra te encuentras con un escenario a telón abierto sin escenografía, con un par de escalerillas y las luces apagadas?

 

Sinopsis

Esa es la experiencia que quiere mostrar Luigi Pirandello con su obra de teatro Seis personajes en busca de autor (1921), cuando en su guion plantea esa presentación como escenario. Los actores llegan junto con el director a un ensayo de una nueva obra, curiosamente una del propio Luigi Pirandello. Empezaban a ensayar los diálogos cuando se presentan entre las butacas seis personajes y le piden al director que represente su historia.

Como los seis personajes discutían entre ellos, el director y los actores que les observaban tomaron interés porque sus problemas eran dramáticos. Uno de ellos, el padre, discute con la madre, de quien se separó muchos años antes; la madre encontró al padre en una casa de citas a punto de citarse con su propia hijastra, que vivía con la madre.

Una historia sorprendente, vanguardista y metaficcional que hoy te recomiendo, para que te atrevas a leerla.

Sobre el autor

Luigi Pirandello nace en Agrigento, Italia, 1867- (Roma, 1936) y es el Premio Nobel de Literatura en 1934 “por su audaz e ingeniosa renovación del arte dramático y escénico”. Es un destacado Narrador, novelista y dramaturgo que propuso una deposición del teatro naturalista de finales del siglo XIX, valiéndose del humorismo con un recurrente nihilismo que irónicamente reza un mensaje de que los hombres no pueden comunicarse con sus semejantes.

Sobre la obra

Su obra Seis personajes en busca de autor, divertida e interesante en su trama, tiene un juego literario fino al trabajar la metaficción, ese recurso que permite al autor de una historia meterse en ella, discutirla, comentar porqué la está contando o cualquier otro ejercicio similar; es hablar de los personajes al mismo tiempo que se va desarrollando la historia. Este juego en el que el espectador o lector van siendo testigos de la construcción literaria al mismo tiempo que disfrutan la fábula o novela presentada.

Es ver al teatro contando la historia de seis personajes que se han quedad sin autor y que discuten con el director de la obra para que tome en cuenta sus diálogos, su historia. Y ese es el pretexto para conocer por qué ellos son fruto de la imaginación y no personajes reales.

Una historia muy divertida, con menos de 46 cuartillas que vale la pena leer y que te recomiendo ampliamente. Dejo en la descripción la liga para que la descargues.

Conclusión

Seis personajes en busca de autor, te está esperando. Y ya no tengo más tiempo para contarte de ella, porque los vídeos deben ser cortos. (esto que acabo de decir es un ejemplo de metaficción, dije que los vídeos debían ser cortos, mientras hablaba de la obra maravillosa de Luigi Pirandello.

Descarga

Seis personajes en busca de autor (doc, descarga directa sin virus): http://ficus.pntic.mec.es/fpeg0013/Textos%20lectura/pirandello_seis_personajes_en_busca_de_autor.doc

Entrevista a Joe Barcala en Sinergia Radio

Comparte:

Artículo publicado sobre El sacerdote ateo (Ya no disponible en otro sitio)

¿Deben los sacerdotes renunciar a su ministerio si se enamoran de una mujer o de otro sacerdote? ¿Y si su Dios desaparece de escena? ¿Pueden ejercer un ministerio que ya no se sustenta más en la fe sino en su egoísmo? Son algunas de las preguntas que la novela El sacerdote ateo, escrita por Joe Barcala, no va a responder.

Y es que esa historia no pretende ser una biblia de los ateos en la que se pongan de manifiesto las contradicciones recurrentes de los creyentes en un Dios ambiguo y distante, sino precisamente dejar en entredicho a quienes no creen en lo mismo que profesan o que no comulgan con las leyes dictadas por una institución que es capaz de nombrar santo en pocos años a personajes cuestionables, pero que no puede ponerse de acuerdo en la erradicación del celibato para sus pastores por miedo a que ciertas mujeres quieran heredar las riquezas que sólo le pertenecen a la Iglesia.

Qué no se responde El sacerdote ateo

Por otra parte, las preguntas no se responden, sólo se vuelven a plantear a través de la vida de los personajes con la intención de reflexionar en ellas pero con la empatía hacia ellos. ¿Si fuéramos sacerdotes lo haríamos? ¿Romperíamos el secreto de confesión o nos aprovecharíamos de él? ¿Creeríamos en un sacerdote que tiene una amante o cuyo amaneramiento nos indica que son homosexuales?

No juzgando, ni imponiendo etiquetas; así, al natural, viviendo sus problemas, entendiendo sus posturas, ¿haríamos lo mismo en esas circunstancias? Esa es la riqueza de esta exquisita y revolucionaria historia literaria que está impactando a la industria editorial del mundo. Las descargas del ebook han rebasado a muchas otras en pocas semanas.

El escritor Joe Barcala ha iniciado una intensa gira por la República Mexicana y algunos foros internacionales presentando su novela con gran éxito y es porque su novela ha causado una polémica: ¿existen sacerdotes ateos? ¿Revelan los secretos de confesión? Desde luego que la Iglesia se siente aludida; pero eso es porque no la leen.

Si lo hicieran, se darían cuenta de una enorme riqueza que incluso podrían valorar en sus siguientes sínodos eclesiásticos para evaluar la problemática que inunda sus más lejanas capillas y comunidades. Y no es por criticar solamente, se trata más bien de una valoración de aquello que pocos continúan haciendo que es vivir los valores y acercarse con misericordia a los creyentes, de quienes muchos se han aprovechado.

Dios que no responde

Y yendo más allá, ante la profundidad de un corazón que grita auxilio sin ser escuchado, ante el cuestionamiento justo de quienes se sienten decepcionados ante un plan de dios que no satisface sus reclamos, que no se preocupa por las dolencias de la gente, que permite la maldad en grado superlativo y desampara a quienes tanto le adoran.

Son preguntas que no se responden en el libro sino que los lectores deberán reflexionar, profundizar y dirimir mientras son testigos de las dolencias y problemáticas de los cuatro sacerdotes de la comunidad protagónica. No es sólo un incidente inquietante en la torre del templo, no es nada más la desnudez de los creyentes en el confesionario, no es menos que discurrir en el indómito terreno del engaño a los feligreses o el amor de alcoba de un cura.

El silencio se vuelve un símbolo, un arma y el más desgarrador dilema de un adolescente sordomudo o del santo que encubre un homicidio mientras perdona los pecados de los demás. Es publicar lo que no se quiere hablar. Es reescribir las líneas de los supuestos y dejar que el árido desierto de los sacerdotes se vuelva también parte de la conciencia colectiva.

Eso es El sacerdote ateo, el arranque de una aventura que culminará con otras dos historias de la serie Herejías: Lujuria en la sotana, que plasma literariamente el altar que se le puso a la sexualidad bajo el sello de la investidura y Confesiones sacrílegas, la última novela de esta trilogía que se antoja revolucionaria, esa dosis de inquietante intriga que tanta falta nos hace en nuestros días.