Asuntos eclesiásticos

Una mañana de inspiración me puse a escribir la novela que luego se volviera un éxito: El sacerdote ateo. No era un tema ajeno, por el contrario, tenía la experiencia de haber sido laico de la Iglesia Católica por 25 años. Crear a Eusebio, el protagonista, no fue difícil. De hecho, casi era mi propia descripción.

Asuntos eclesiásticos

En esta categoría se engloban temas referentes a la religión, aunque especialmente escucharás hablar de la Iglesia Católica, no es la única a la que critico, quizá para algunos, severamente.

Así como me parece detestable el poder de las cofradía, mafias gobernantes que acumulan riquezas a costa de la sociedad, así me parece insoportable que una iglesia como la católica acumule tantos crímenes y se burle tanto de la gente, prácticamente desde que se creó.

Fundación de la Iglesia Católica

Me gusta invitar a la gente a ver la película de la historia de Hypatia, una mujer que vivió en el siglo III. Raro en su tiempo que una mujer tuviera poder, porque era una lectora fanática de las ciencias y llegó a preguntarse filosóficamente por qué de muchos aspectos del universo, las estrellas, etc.

Aquí podrás verla. Reporta si no se encuentra disponible porque constantemente la cambian de enlace. Viene en fragmentos, al terminar 13 minutos acaba y aparecen los siguientes vídeos, elige el primero.

Así, los fieles seguidores de la idea del cristianismo que propagó Constantino en Roma, fueron acabando con quienes ellos consideraban infieles.

Si tu tienes una empresa y empiezas a matar a tus competidores ¿qué pasa? En poco tiempo no habrá otro. Sólo persistirán tus ideas, tu empresa. Esa es la fórmula de los musulmanes y de los católicos, matar a los herejes de su religión.

La inquisición

Lo mismo sucedió en esta etapa en la que la Iglesia exterminó a todos aquellos que no pensaran como ellos. Además, se grabó en el subconsciente de millones la idea del terror a infringir las normas de la iglesia, al grado que con el paso de los siglos, la gente aún tiene miedo a cuestionar las que llaman verdades fundamentales, pese a que sean mentira.

Ellos dictan las normas morales en las que está basada la sociedad contemporánea. Millones padecen su yugo. Lo peor es que se comportan como una mafia de las más peligrosas del planeta, se encubren las fechorías, acumulan grandes fortunas, pero propagan en “amor de Dios”.

La gran prostituta de Babilonia

Dentro de sus filas hay violadores de niños encubiertos, protegidos, incluso santificados. A saber que hubo papas abiertamente homosexuales, ellos mandan sus autobuses a propagar su ideología de rechazo a los miembros de la comunidad LGBT.

Defienden un matrimonio que ni siquiera es tan antiguo, ni tradicional. ¡Hay si supiéramos cuántos secretos se ocultan en las criptas del Vaticano! A través del secreto de confesión, me consta, ellos controlan a sus feligreses; de ahí obtienen la temática a subrayar en sus sermones.

Ofrezco disculpas a todos aquellos que profesan esa o esas religiones, pero yo sí quiero saber toda la verdad, no las mentiras o los placebos de la ignorancia.