Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

Gracias por compartir:

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto: La última hoja de mota a masticar por un mexicano viene de un reportero a quien no esperábamos. Surge una entrevista al despreciable antes de ir a China. ¡Que se vaya a la China! Que no vuelva. Masticar esa mota es una droga insoportable ya para quienes padecemos la dictadura de un tarado. El reportero, no más que eso, se llama Carlos Marín; un sucesor de los peores chairos del sistema como Zabludovsky o López Dóriga, quienes durante su vida no hicieron otra cosa que lamerle las botas y otras cositas a los despreciables gobernantes del PRI. La alegoría con Edipo Rey viene de otros asuntos, pero que en breve verán el desenlace. Madame Bovary, como obra, no con el personaje, en un símil de la administración de Peña Nieto. Ya verán.

Una comparación si se permite

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto
Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

Edipo investigaba la muerte del rey Layo, acaecida 20 años antes por la solicitud del oráculo para beneficiar al pueblo de Tebas que ambos gobernaron. Es una trama inteligente, entretenida y sumamente recomendable. Edipo se va enterando de quién es el verdadero asesino de Layo. Al saberlo, se desprecia a sí mismo al grado que se saca los ojos, renuncia a su reinado y huye. ¡Cómo quisiéramos que Peña Nieto (y debería escribirlo con minúsculas) se diera cuenta de sus asquerosos e incestuosos actos!, como invitar a Trump (escribirlo con subíndices), ese que nos ha menospreciado, discriminado e insultado como mexicanos, o como dar el pésimo ejemplo de no leer (que ni la biblia, el güey; por eso el plagio), y renunciara de una vez, aunque no se saque los ojos. ¡Sófocles! ¿Dónde estás para ayudarnos?

Que si estudiara un poco, si fuera un poco como Edipo, habría encontrado a muchos más que 43. No se lo habrían bailado con mentiras sus propios secretarios, desde Luis Videgaray con la sugerencia de invitar al otro innombrable, hasta el secretario de la defensa Cienfuegos, haciendo alarde de su apellido en las condiciones del país, con las acciones reprochables de algunos militares; que de gobernación (Osorio) no tenemos nada y de relaciones exteriores (Ruiz Massieu) sólo defecaciones. Habría que aprender a Edipo el amor a su pueblo, el deseo de mejorar sus condiciones, aunque para ello deba sacrificarse a sí mismo.

También te puede interesar:

Suscríbete para recibir notificaciones de nuevas publicaciones
Libros gratis para descargar
Verdades sobre los ateos que los creyentes confunden
Expedir títulos es un negocio: universidades fraudulentas

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

madame_bovary Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto
Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

De Madame Bovary tenemos otra lección. Una novela que llevó a su autor y editor a la cárcel por ser tan atrevida en denunciar los abusos de una sociedad aristocrática (casi como Aristegui) y por retratar a una mujer en sus múltiples adulterios. Adulterado es ya el guion de esta tragedia escénica: la de un México desigual, plagado de injusticias, saqueo de arcas, gobiernos estatales cínicos: tal cual, una aristocracia como la que Gustave Flaubert retrata en esta novela. Tipejos insensibles a las necesidades de un pueblo en desgracia. Pueblos como Emma Bovary, endeudados, escondiéndose de los cobradores, sumidos en la desgracia. ¿Qué nos depara el destino? Esperamos que no sea el suicidio como nación.

Un Peña como Charles Bovary que no se entera de los enredos que vive su mujer, su pueblo. No sabe cuánto vale un kilo de tortillas o pronunciar infrastructure o las capitales de varios estados. Vergüenza debería tener por haberse impuesto como presidente por ambición; sáquese los ojos al menos, para no ver la deshonra que nosotros como pueblo sí sentimos.

marin Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto
Foto: losangelespress.org, Carlos Marín

Siento un terrible desaliento al ver la entrevista de Carlos Marín. De suyo no esperaba más de un presidente como este, pero la entrevista viene a abrir los ojos de muchos otros mexicanos y a dejarme una vez más, perplejo ante la debacle que se acerca. Carlos Marín, a quien no considero más que un reportero promedio, de baja autoestima, vendido como siempre al sistema, ¡ya no quiere a EPN! Eso significa que perdió incluso el respeto de esos que lo halagaban y exaltaban antes. Significa que ya hay otros hilos que mueven al país. Significa que no va a renunciar, que no lo van a correr, sino que se acaba de abrir la caja de pandora de la sucesión en México, por adelantado. ¿Serán los legisladores? ¿Televisa –y allegados como Milenio- retomando la conducción del destino de los mexicanos con su acostumbrada manipulación? ¿Salinas de Gortari jugando ahora las cartas de otro modo para deshacerse del estorbo Peña? ¿Videgaray? Ojo. Alguien anda ahí. Atentos a columnas, notas y reportajes para descubrir la nueva mafia que gobierna a México.

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

Edipo Rey, Madame Bovary y Peña Nieto

En la columna lateral, arriba: Formulario de suscripción. ¡Gracias!
En la columna lateral, arriba: Formulario de suscripción. ¡Gracias!

 

Inició conteo: 12/11/2016 Visto: 2533 ,
Gracias por compartir:

Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: