Comparte:

El posmodernismo suele tomar lo clásico y replantearlo, mirarlo de modo distinto. El neocritiscismo se olvida de lo clásico, la burla posmoderna ha destrozado todo lo pasado, porque es responsable de la debacle caótica, “si todo lo anterior” nos trajo a este planeta enfermo, a esta injusticia, a este presente en llamas, contaminado, pues no hay lugar seguro a dónde migrar; ahora es un tiempo crítico, igual que el posmodernismo, pero con más seriedad, hacer la tarea de imponer una reestructura, aunque a los tradicionalistas no les agrade. Hay que establecer nuevos métodos y esclarecer los principios que nos regirán de ahora en adelante.

La novedad, en la práctica, es un relativismo que se está imponiendo dependiendo de la zona del mundo donde se restablecen y estudian sus paradigmas históricos, es decir, no encuentra verdades dogmáticas universales, sino propuestas fenomenológicas regionales.

¿Habremos dejado atrás el posmodernismo con este replanteamiento estilo Kantiano?

Por Joe Barcala

José Luis García Barcala, Joe Barcala, es Maestro en Literatura y Licenciado en Comunicación. Nace el 6 de septiembre de 1967 en el Puerto de Veracruz. Tiene 8 obras publicadas y otras tantas por publicar, ya terminadas. Además, está dando los toques finales a otras dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *