Comparte:

Filas de estudiantes, muchos de ellos con papás, amigos y hermanos que les acompañan, hacen filas de una calle para cobrar sus becas del bienestar, las que el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció como parte de los programas sociales, evitar la deserción y que se vayan a las filas del crimen organizado.

Los alumnos sólo pueden cobrar durante tres días de la semana y como medio día están en clase, el otro medio se satura. La beca es para todos los alumnos de bachillerato y, no lo duden, son muchísimos. El próximo año se pretende alcanzar la meta de 23 millones de estudiantes becados.

Así, las sucursales de Banco Azteca que distribuyen este recurso (buen gancho para vender sus productos de Elektra o Coppel) no permiten arriba de cinco alumnos en la fila del interior de su sucursal, dejando fuera de ella al resto que esperan bajo el sol, por horas, hasta que anuncian que el recurso en efectivo se les ha agotado.

Este es el panorama en muchas de las sucursales de ese banco y hasta el momento ninguna autoridad ha querido dar información al respecto. Ojalá el presidente escuche este clamor social y facilite las vías para que el apoyo sea entregado a los alumnos sin que corran riesgos innecesarios.

Sólo los días martes, miércoles y jueves tienen para realizar este trámite y su apoyo permanece seguro aproximadamente un mes, luego de eso, será devuelto a la administración federal.

Por Joe Barcala

José Luis García Barcala, Joe Barcala, es Maestro en Literatura y Licenciado en Comunicación. Nace el 6 de septiembre de 1967 en el Puerto de Veracruz. Tiene 8 obras publicadas y otras tantas por publicar, ya terminadas. Además, está dando los toques finales a otras dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *