El cartonismo

El cartonismo

Medios masivos de cartón con programación de cartón, salpicada de publicidad de cartón de productos de cartón, para maquillar caras que no parezcan de cartón y que fabriquen sonrisas de cartón en las caras de las madres de cartón de aquellos niños de cartón, educados con cartón en escuelas de cartón que sólo empolvan las aulas con sus clases de cartón preparadas una tarde antes entre la telenovela de cartón y el sándwich de cartón que se hicieron con el jamón de cartón y pavo que les vendieron en la salchichonería donde venden quesos y botanas de cartón, mezclando carnes de reses tercermundistas con harina, de cartón.

Se suben al camión con asientos de cartón y chóferes al vapor, de cartón, que dan un servicio de cartón viajando en vehículos que reciben un mantenimiento de cartón, con talleres mecánicos de cartón que se tardan tres días en reparar un vehículo al que podrían no haberle cambiado nada pero que para ganar más le inventan reparaciones que no necesitaba y le cambian las piezas buenas por unas de cartón para que puedan contaminar más el aire de cartón que respiramos.

Un sistema recalcitrante

Bancos de cartón que o cobran muchas comisiones o dan un servicio de cartón, en mostradores que muestran cajeras con cara de cartón que lucen sonrisas de cartón para dar un servicio de cartón y que no pueden hacer nada sin autorización de jefes que ni siquiera muestran su cara de cartón porque se encuentran en un centro de decisión muy lejano y que tienen un amplio conocimiento de sus clientes de cartón o más bien tienen un conocimiento de cartón sobre las necesidades de sus clientes.

Gobiernos de cartón, que preparan sus campañas vendiendo las plazas a quienes cooperen para poder sentarse tras la silla burocrática a dar servicios de cartón y poniendo sus caras de cartón a todos los que vayan a solicitar algo. Presidentes de cartón, gobernadores de cartón y legisladores de cartón que prometen una residencia que resulta ser sólo la fachada de cartón, como las casas de interés social con paredes de cartón -literalmente- y tubería de cartón, techos de cartón.

¿A dónde hemos llegado?

Valores de cartón, en sociedades de cartón, que no aprecian a las personas de verdadero valor más que por las apariencias, acartonados, cartonistas de ocasión, chafas en sus sentimientos y cartón en sus pensamientos. Se acartonan con sus amigos de cartón a quienes no soportan y a quienes desprestigian con chismes bajo el agua, hablando mal de ellos haciendo conversaciones de cartón, de engaño y falacia. Mientras las amigas de cartón no dejan en paz al novio de cartón que tiene una de ellas y dentro del baño de cartón acaban con la reputación de cualquier hombre que se les ponga entre los ojos. Niños con cara de cartón pidiendo amor que sólo le dan traducido en centavos, por lo que la suma de ese día no alcanza para medio pollo, que en todo caso sería de cartón.

Miles de productos chinos, de cartón: telas de cartón que se despintan con la primer lavada; alfombras que se deshilachan, albercas que se rompen, plumas que chorrean, sierras que pierden el filo, discos que pierden la pista, sal que no sala ni azúcar que endulce, café que no pinta y computadoras ensambladas, de cartón. Llantas vulcanizadas, servilletas que raspan y que bien podrían ser papel higiénico ¡reciclado!; botones de hotel, cerillos de supermercado, tenderos, secretarias ¡todos! Con el ánimo de cartón, recibiendo salarios de cartón para cumplirle al patrón que tiene un corazón de cartón y una avaricia de acero.

Y más...

Barcos de cartón, peinadoras de cartón, ideas de cartón, negocios de cartón, industrias de cartón, cursos de cartón, sexo de cartón, ahorros de cartón, finanzas de cartón, libros de cartón, revistas de cartón, ideales de cartón, sueños de cartón, metas de cartón, viajes de cartón, obras teatrales de cartón, música de cartón, investigación de cartón, hamburguesas de cartón, comida de cartón, amor de cartón, paciencia de cartón, pasión de cartón, chocolates de cartón, fiestas de cartón, embarazos de cartón, relaciones internacionales de cartón, hasta guerras de cartón.

La era del cartonismo llegó después del postmodernismo, cuando todo era superficial, efímero, volátil, desechable, aparente, instantáneo, light, frívolo, ligero, pueril, endeble, hueco, insubstancial, externo, vano, vacío, fantoche, engreído. Cuando los señores eran de cartón con cervezas de cartón y su cartón de cervezas.

Artículo publicado en 2006 en la revista Códice, disponible en esta liga.

Inició conteo: 12/11/2016 Visto: 2496 ,

Acerca de joebarcala

Escritor veracruzano y poblano, nacido en 1967. Autor de: -Parábolas del servicio al cliente -Novela La Cofradía -Novela El sacerdote ateo -Novela Plan para derrocar al presidente
Esta entrada fue publicada en Análisis político y social. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *