Los tres históricos golpes al ego humano

Gracias por compartir:

El ser humano ha recibido tres golpes bajos durante su caminar por este mundo, su ego se ha visto insultado por la realidad, que terminó imponiéndose a pesar de sus más anhelados deseos.

El primer gran golpe al ego humano

El hombre se ha creído siempre el rey de la creación, su capacidad superior a las demás especies de la tierra y del universo le dictaron su título nobiliario de el ser perfecto, parido por los mismísimos dioses.

Ha llegado entonces Galileo Galilei y puso de cabeza ese sueño mágico de ser el centro del universo. La tierra no es el centro del universo y tampoco de lo es del sistema solar. Ni la Vía Láctea es tampoco ni la más grande de las galaxias.

Ese golpe dejó a muchos llorando por que no son más que un simple cúmulo de mortales en un planeta fugaz entre las constelaciones universales.

El segundo gran golpe al egocentrismo humano

Luego se creyó que un dios (o varios), con cualidades supernaturales ha creado los planetas, ha dividido el mar de la tierra y le ha formado de barro, dándole vida con un viento divino.

Pero llegó Darwin y le ha dado moquetazos a esas versiones idílicas, a esos sueños de grandeza, a esas aspiraciones de eternidad y le ha dicho que no es más que un descendiente más de la familia de los monos.

Las arrebatadoras pruebas científicas de la evolución humana desde las especies homínidas pasadas también han provocado incredulidad, inseguridad, de miedo a esa inaplazable realidad.

El tercer gran golpe al ego humano

Por si fuera poco, el hombre se ha tomado siempre a sí mismo con aires de inteligencia superior, pretendiendo asumir roles de mando, como reyes, al menos como príncipes del mundo.

Sólo tendría que venir Freud a enseñarnos un poco de humildad y abrir nuestros ojos a un ente oculto llamado inconsciente. Ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos y son decisiones involuntarias las que nos controlan, desde los instintos hasta ese contenido intrigante de los sueños, su habilidad para meter la pata, las terribles telarañas de la duda, sin olvidar el más complejo de sus razonamientos: la filosofía.

El hombre no ha hecho más que preguntarse para qué está en este mundo y miles han intentado explicarlo, dejando siempre más dudas que respuestas.

Me encantaría leer sus comentarios. Gracias.

Inició conteo: 12/11/2016 Visto: 226 ,
Gracias por compartir: