Comparte:
Bullying al socialismo.

El socialismo tiene mala reputación y de eso, la derecha, se ha encargado por décadas de subrayarlo a través de discursos, noticias y descalificaciones con singular libertad. Nadie va a defender hoy el socialismo, yo no lo haré. Sólo diré que hay distintos socialismos en la historia y sus características van desde el mismo capitalismo puro hasta la más extrema contraposición económica y política, en combinaciones a veces inverosímiles como el control total de la libertad social pero con amplia competencia económica del capitalismo tradicional. Véase: Wikipedia.

La eterna lucha.

En resumen, el socialismo podría considerarse como opuesto al capitalismo en características como ideología, política y economía, principalmente. En el capitalismo clásico la idea es la libertad ideológica, la política liberal y la economía de mercado, donde los propietarios de los medios de producción son propiedad privada. En el socialismo clásico, la libertad ideológica es restringida por las leyes, la política es centralista y cuasi fascista (impuesta, como única idea buena) y la propiedad comunal, pública, de control por cuenta del Estado.

Fidel Castro.

La derecha se ha definido a sí misma, generalmente, como capitalista y considera, califica y tacha a la izquierda de socialista. Satanizar al oponente es una estrategia típica en ambos bandos. En occidente, desde los mismos libros de texto capitalistas (que tienen mucho de control ideológico como en el socialismo), se criminalizan a personajes líderes de gobiernos socialistas como Fidel Castro, José Stalin o Nicolás Maduro, por mencionar algunos.

Carlos Salinas de Gortari.

No vamos a valorar o desvalorar a esos personajes, no tiene sentido por ahora. En la izquierda se procede igual: son malvados todos aquellos que acumulen riqueza o a los gobernantes que aman la relación con ellos, que ejercen el poder para favorecer a sus socios multimillonarios enriquecidos con el capitalismo y como ejemplos hay muchos, especialmente en México tenemos a Carlos Salinas de Gortari que malbarató Telmex a su amigo Carlos Slim, quien en pocos años se volvió uno de los más ricos personajes del mundo, y así otros 24, por lo menos.

¿AMLO es socialista?

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México.

Si nos apegamos a los hechos, por ejemplo, si vemos su política económica, cuadra más con los postulados liberales, donde el Estado asume un papel regulador de la economía, equilibra la balanza. Contrario a la definición más típica del Neoliberalismo: adelgazamiento del Estado (venta de para-estatales), libre mercado salvaje (todos contra todos en adquirir riqueza), drástica reducción del gasto público y en estas 3 definiciones, AMLO, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, más bien parece lo contrario.

Características del modelo Neoliberal.

Se ha definido a sí mismo como liberal y enemigo del modelo Neoliberal. Quiere fortalecer el papel del Estado ante la invasión de empresarios en el poder público, especialmente por medio de la corrupción, a la que él ha combatido desde el primer día de gobierno. Para ello, como dice, debe empujar al elefante, ordenar y transparentar la administración pública, recortar infinidad de gastos superfluos que corrompían a la clase política anterior.

Un típico socialista está contra el mercado económico libre y tampoco es el caso de AMLO, quien, contrario a lo que decían los opositores desde 2006, no ha “venezolanizado” la economía. Por el contrario, establece las bases de la inversión pública para la generación de empleos, la capacitación de jóvenes por medio de becas para trabajar en empresas (dos pájaros de un tiro, pues así también apoya a las empresas). Que no desee exentar de impuestos a las grandes empresas o dar prórrogas en el pago de los mismos, no significa, en absoluto, que desee “socializar” al país.

Los socialistas sobreponen el bien público al individual, cosa que tampoco define al presidente. En el caso del COVID-19, el plan de restricción fue mínimo, comparado incluso con miembros de la derecha, como el gobierno de Jalisco que restringió el espacio público incluso con la fuerza pública.

El cineasta Guillermo del Toro critica el autoritarismo de Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco.

El pensamiento socialista es restringido a ideas controladas y por ello, el Estado cercena la libertad de expresión, une al Estado con el partido político que lo encumbró y este gobierno, el de AMLO, la libertad de expresión es total, a diferencia de, precisamente, los gobiernos de derecha anteriores y se ha deslindado de su propio partido MORENA, del cual es fundador y verdadero líder moral. Defiende sus ideas, pero en debate público abierto y respeta la visión de sus opositores.

AMLO, Presidente de México.

Este análisis podría ser mucho más amplio, pero, a la luz de lo comentado como resumen, podemos ver que AMLO no es socialista, es un político de izquierda, cuyo principal enfoque está en realizar políticas públicas liberales, procurando equilibrio del “rapaz” mercado, ayudando a los pobres primero y respetando la ley, la democracia y hasta a sus opositores. Ejerciendo el papel de mandatario, busca limpiar el papel del Estado a sus concepciones puras de apertura democrática y quitando la corrupción. Rompiendo la viciosa relación entre el poder económico y el poder público.

El fascismo se implantó primeramente en Italia, luego en Alemania y España, aunque se definió por primera vez en Francia.

Así que, señalar de socialista a AMLO es desconocer en primer lugar el amplio abanico de posibilidades de gobierno que pueden existir entre el capitalismo y el socialismo. En segundo lugar, es darse a conocer como grilleros incultos, usando clichés arquetípicos del sistema socialista en versiones clásicos de la ultra derecha y, por último, como fascistas que dicen tener la única fórmula mágica de gobierno que se debe imponer a la fuerza y que es totalizadora, que beneficiaría a todos por igual, lo cual, hemos visto históricamente, es una farsa, parecida más al socialismo que ellos critican que a la panacea del desarrollo que de dientes para afuera defienden.

Por Joe Barcala

José Luis García Barcala, Joe Barcala, es Maestro en Literatura y Licenciado en Comunicación. Nace el 6 de septiembre de 1967 en el Puerto de Veracruz. Tiene 8 obras publicadas y otras tantas por publicar, ya terminadas. Además, está dando los toques finales a otras dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *