Cuento: La telaraña de Carlota -PDF gratis

Gracias por compartir:

VOLVER A LOS CUENTOS PARA NIÑOS DE DIFERENTES EDADES

También te puede interesar:

Suscríbete para recibir notificaciones de nuevas publicaciones
Libros gratis para descargar
Verdades sobre los ateos que los creyentes confunden
Expedir títulos es un negocio: universidades fraudulentas

Antes del desayuno

—¿Adónde va papá con el hacha? —preguntó Fern a su madre mientras ponían la mesa para el desayuno.

—A la pocilga —replicó la señora Arable—. Anoche nacieron unos cerditos.

—No veo por qué necesita el hacha —insistió Fern, que solo tenía ocho años.

—Verás —respondió su madre—, es que uno de los lechones es muy pequeño. Ha nacido débil y canijo, y jamás llegará a nada. Así que tu padre ha decidido acabar con él.

—¿Acabar con él? —chilló Fern—. ¿Quieres decir que va a matarlo? ¿Y solo porque es más pequeño que los demás? La señora Arable puso una jarra de leche sobre la mesa.

—¡No grites, Fern! —dijo—. Tu padre hace bien. De cualquier modo el cerdo probablemente morirá. La niña apartó una silla de un empujón y salió corriendo. La hierba estaba húmeda y la tierra olía a primavera.

Cuando alcanzó a su padre, las zapatillas de Fern estaban empapadas.

—¡Por favor, no lo mates! —gritó llorando—. ¡Es injusto! El señor Arable se detuvo.

—Fern —le dijo en tono cariñoso—, tienes que aprender a controlarte.

—¿A controlarme? —chilló Fern—. ¡Es una cuestión de vida o muerte y tú me dices que me controle! Las lágrimas corrían por las mejillas de la niña. Trató de quitarle el hacha a su padre.

—Fern —le explicó el señor Arable—, yo sé, mejor que tú, cómo criar una camada de cerdos. Si uno nace débil, siempre causa problemas. ¡Hala, vete!

—Pero ¡es injusto! —gritó Fern—. No es culpa del cerdito haber nacido tan pequeño. ¿Me habrías matado a mí si yo hubiera sido muy pequeña cuando nací? El señor Arable sonrió.

—Pues claro que no —dijo mirando con cariño a su hija—. Pero no es lo mismo. Una cosa es una niña pequeña y otra muy diferente un cerdo.

—Yo no veo la diferencia —replicó Fern, todavía agarrada al hacha—. Esta es la injusticia más terrible que he visto en mi vida. Una curiosa mirada asomó a la cara de John Arable.

—De acuerdo —admitió—. Vuelve a casa y yo te llevaré el lechón. Tendrás que darle el biberón, como si fuera un bebé. Ya verás el trabajo que supone.

Descarga el cuento completo aquí.

Inició conteo: 12/11/2016 Visto: 76 ,
Gracias por compartir: