A doña Marga (poema)

Poema

No entiendo porqué a mis años

después de una vida amable y quieta,

termino tumbada en este viejo sillón

abatida y en terrible lontananza.

 

Cuando joven quise a un hombre

y con él yo me casé,

y pudimos tener hijos

a quienes toda mi vida dediqué.

 

Él murió y me quedé sola,

y un altar le fui llenando,

de flores velas y retratos

que hoy ocupan media sala.

 

Zumba un mosco por mi oreja

me duele el único riñón,

tengo azúcar hasta el límite

y es corta ya mi visión.

 

Cincuenta años de casada

era una gran ilusión,

pero él se fue temprano,

meses antes se murió.

 

Y yo vivo de milagro,

¿viuda para qué quedé?

Veinte años llevo sola

mis hijos lejos viven ya.

 

En largas noches en vela

con dolores y amarguras,

una vieja amiga mía

suele hacerme compañía.

 

Tengo una pequeña tortillería

de donde saco pa mis cuentas,

veces pasan que no abro

pues no hallo quien me ayude.

 

Cuando hay tiempo voy al templo

si me puedo levantar,

cada día es más pesado

trasladarme hasta allá.

 

Viene la fiesta del pueblo

no lo puedo evitar,

no estoy ya para esos trotes

ya me canso de verdad.

 

Más me vale morir pronto

este cuerpo se ha podrido,

pocos son los que a mis años

puedo conservar cercanos.

 

Sólo pido a quien me entierre

que encienda las cuatro velas,

y que ponga en esa caja

de mi esposo una imagen.

 

Que tristeza que los hombres

no me sepan valorar,

cuento historias y consejos

y hablo siempre con verdad.

Inició conteo: 12/11/2016 Visto: 1263 ,

Acerca de joebarcala

Escritor veracruzano y poblano, nacido en 1967. Autor de: -Parábolas del servicio al cliente -Novela La Cofradía -Novela El sacerdote ateo -Novela Plan para derrocar al presidente
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Una respuesta a A doña Marga (poema)

  1. Vicente Lopez dijo:

    La última etapa de la vida es el último de los misterios. Me entusiasma que existe gente, como tú, que se siente a hablar con Doña Marga, antes de su salida. Me parece un bello gesto de amor, maravillosamente escrito. Vic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *