La miserable fundamentación de los argumentos de la derecha en México

Comparte:

Para nadie es una novedad que en México están sucediendo cambios no vistos por la actual generación de ciudadanos. El mundo entero se está sorprendiendo por las formas políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador y los legisladores que conforman la alianza Juntos haremos historia que conforman la llamada Cuarta Transformación política histórica de México.

Información directa a la población

Hoy somos testigos de la confrontación pública entre los miembros de izquierda (4T Morena + PT unidos al Verde centro derecha) y la centro izquierda (PRI, PRD, MC) ahora muy unida a la ultraderecha (PAN). Se le acusa al presidente de dividir al país en ideologías pero estos paréntesis nos permiten observar que las divisiones no son causadas por las ruedas de prensa diarias del presidente en sus llamadas «mañaneras». Las divisiones son mucho más profundas de lo que podría exponer una mañana cualquiera el presidente. Antes no se veía porque los presidentes compraban a los medios y todos parecían pensar igual. Los opositores de antes, en esos regímenes autoritarios, se veían minimizados por el poder del Estado y el cuarto poder (prensa).

Periodistas de cuota

Vemos, sin embargo, en la actualidad, que el país entero está apoyando al presidente (+70%) y por más esfuerzos que hacen los opositores, no dan un solo paso en firme. Ya nadie cree en los medios masivos de no ser por los que, adoctrinados típicos de la ultraderecha, como si fueran feligreses religiosos, ciegos, acríticos, sometidos a un pensamiento del tipo fascista (sólo mi verdad es única, correcta, sólo hay una forma de pensar perfecta), se siguen creyendo las mentiras implantadas por los conductores de noticias.

Se han hecho suficientes demostraciones de la creación de noticias (montajes) para tener atrapadas a las audiencias. Muchos ya hemos superado esa etapa en la que también nos hacían creer que las guerras de Estados Unidos están justificadas, que se quemaron toneladas de mariguana, que se detuvo a secuestradores… esos casos demostrados como mentiras, montajes, creaciones televisivas como las comedias, para engatusar a la audiencia.

¿Qué hay de fondo en el debate entre liberales y conservadores?

Tenemos una disputa más profunda que los dimes y diretes en los que se enfrascan diariamente los actores públicos (empresarios, medios, políticos, religiosos, influyentes). La política durante 36 años se vio favorecida por la idea de una doctrina de derecha en la economía de los países: el conocido neoliberalismo, una corriente de pensamiento basada en los postulados de la Escuela de Chicago que pugna por un mercado libre, sin la intervención del estado nacional. Los gobiernos debían deshacerse de gran parte de su aparato burocrático y de las empresas que manejaba y sólo ser observador de los arrebatos económicos.

¿Resultado?

Altos niveles de corrupción en las negociaciones que las empresas más ricas provocaban al ofrecer dádivas a todos los políticos para que las leyes les permitieran hacer lo que quisieran. Es decir, también la política se volvió un negocio. Los más pobres sufrieron las consecuencias. La brecha entre ricos y pobres se ensanchó a niveles insultantes. Se pretendía privatizar (como se hizo en otros países) la educación, la salud, los combustibles (petroleo, gas, luz) y se encareció la vida.

Llegó un momento en que resultaba imposible pagar una casa durante una vida media para la mayoría de la población. El libro El capital en el siglo XXI, escrito por el economista francés Thomas Piketty señala los inconvenientes de este tipo de economía salvaje, «sálvese quien pueda», «todos contra todos». Él propone que se dé mayor carga impositiva a los más ricos y se libere de impuestos a los más pobres.

El presidente de México propone la frase: «Por el bien de todos, primero los pobres». Se trata de recuperar la ideología propuesta antes del neoliberalismo, llamada liberalismo económico, para que el Estado sea rector en el control de la competencia sana del mercado. Que el Estado se desconecte de las dádivas que compran leyes, que tenga en su poder las empresas que son prioritarias para el desarrollo y para la paz.

La ley eléctrica

Asesinos de México

La lucha reciente entre los diputados mexicanos por aprobar o rechazar la ley propuesta por el presidente en materia energética ha dejado clara la intención de la derecha, de los opositores (PRI, PAN, PRD y MC): quieren un mercado abierto al mundo, no importa si eso perjudica como lo hace hoy día Iberdrola en España. De esa manera, ellos, como políticos, siempre se verán beneficiados por las dádivas de las empresas que quieren comprar leyes: esto es, la política la quieren como negocio.

Con los cambios a la Ley Minera, el presidente AMLO dejó clara también su intención: la política es para el bien del pueblo mexicano. De hecho, todas las acciones de su gobierno están encaminadas a repartir una mejor justicia social, erradicar la corrupción cerrando la llave a las fugas en los presupuestos públicos, evitando que los criminales tengan facilidades al comprar a políticos, quitándoles también la carne fresca de los jóvenes para sus guerras sangrientas.

La mañanera

Con lo ahorrado, se hacen obras públicas grandes, medianas y pequeñas en todo el territorio nacional y alcanza para la vacunación del 89% de la población en 3a. dosis y totalmente gratis para todos. No es necesario pagar chayotes (comprar) a los medios (ni a mi), porque él mismo informa todos los días a todo el país de lo que el gobierno está haciendo en todas las materias: justicia, salud, educación, cultura, legislaciones, energía, control de abusos -Profeco-, incluso detecta las noticias falsas que promueven los medios masivos.

No es necesario ahondar más en lo que mueve a la gente de la derecha y la ultraderecha nacionales, que está muy claro a dónde quieren ir: a mantener su jugoso negocio en torno al erario. Son saqueadores compulsivos de la riqueza nacional y venderían hasta a sus madres de poder hacerlo. Ya lo hicieron antes y, con lo demostrado este fin de semana, seguirán traicionando a la nación.

Dos presidentes contra México: 10 opciones para sobrevivir

Comparte:

Trump y Peña se han empeñado en Joder a México, pero ¡somos mexicanos! Siempre sabemos arreglárnoslas para salir adelante. Pese a que es necesario seguir luchando por los ideales de libertad, soberanía, dignidad, igualdad y fraternidad, hay miles de opciones que se me vienen a la mente para hacer frente a las crisis que vendrán para los mexicanos.

Han surgido muchas opiniones ante lo sucedido en estos días de cita con Trump de Peña, las agresiones por Twitter, cancelación de la cita y más. Estas son algunas de esas opiniones, pero tengo para ustedes, posterior a ello, una opinión que podría romper todo esto en dos patadas.

La rueda de prensa de Slim

El viernes 28 de enero, Carlos Slim, el mexicano multimillonario, ofreció una rueda de prensa y pongo aquí un vídeo que resumen el contenido. Habla Slim sobre Trump, su forma de hacer ruido, sus intereses nacionalistas, su interés por el muro, y que no debe ser tan preocupante; dice que tenemos muchas opciones para salir adelante, en torno a los señalamientos del magnate.

La verdad, creo que Slim fue enviado, como los siguientes, por el presidente Peña o el movimiento que pretende distraer a la gente ante las embestidas Neoliberales para aceptar los cambios que no deseamos tener en México, como la venta de Pemex, las reformas de Peña, los impuestos abusivos y más.

El movimiento #AbrazaMéxico

En el siguiente vídeo vemos a un grupo de artistas mexicanos que piden a los mexicanos una actitud de amor patriótico (nada despreciable ante la embestida de Trump) pero que parece hablarle a una minoría mexicana que puede viajar por el país y que como estrellas que son, no comprenden el verdadero problema de los mexicanos, engañados, que no leen, que les dan pésima educación, que trabajan de sol a sol y que no pueden resolver sus problemas con pura motivación.

Suena tan bien, que se antoja… pero parece igual a otros movimientos que invitan a la gente a dejar que otros resuelvan los problemas nacionales y dedicarse a tomar licor, viajar y vivir la vida, como sucedió en la década de los 70´s de “amor y paz”.

La participación elitista de Televisa

En un programa denominado #MéxicoEnLaEncrucijada conducido por Denisse Merker y acompañada de todo un panel de «estrellas», erigidas en su propia programación a lo largo de los años como Joaquín López Dóriga, Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Carlos Loret, Enrique Krause, Rubén Aguilar… y durante el cual se recibieron llamadas de Felipe Calderón Hinojosa, Vicente Fox Quesada, Miguel Ángel Mancera, Eruviel Ávila.

RT @RAEinforma: «Mangas cortadas». Artículo del escritor y académico @jmariasblog en @elpaissemanal | https://t.co/JU3Rmw7Dxe

Todos ellos, estuvieron hablando sobre la crisis que se avecina para los mexicanos y coinciden en la importancia de la unidad, la fuerza que México tiene para contrarrestar. Muy poco se dieron tiempo de criticar la política nacional y exterior del gobierno de Peña Nieto. Dejo aquí el larguísimo vídeo que les recomiendo, pese a ser Televisa, para informarse, ser analíticos y críticos ante la forma en que pretenden re-unir a los mexicanos con su presidente (¡imagínese la aberración!). Coincido con Rubén Aguilar, ex vocero de Fox, que dice en este panel que no es posible unirse al presidente, pero sí unirnos como ciudadanos.

¡Fuera Peña! sigue siendo la principal demanda ciudadana

El intento de Televisa por organizar una marcha contra Donald Trump y en apoyo a Peña Nieto quedó opacada, primeramente, por la escasa participación de la ciudadanía. Algunos miles asistieron con su familia a expresar el rechazo a los constantes ataques del presidente estadounidense; sin embargo, en diferentes entrevistas publicadas …

Nuestras opciones

México es más grande que sus problemas y, sabemos, históricamente lo hemos hecho. No están mal muchas de las sugerencias de los artistas, si se pudieran llevar a cabo, al menos sí los abrazos. Ahora piden unidad nacional y respaldo al presidente, cuando los gobiernos lo mejor que saben hacer es dividir a las personas, a menos que se unan a ellos.

Invertir, como dice Slim, claro… conviene. Sobre todo para aquellos que pueden invertir. Clic para tuitear

Invertir, como dice Slim, claro… conviene. Sobre todo para aquellos que pueden invertir. Los demás tendrán que trabajar para los inversionistas y conformarse con los míseros salarios mínimos que pagan. Si usted puede, emprenda; eso sí que puede ayudarle. Consuma, preferentemente, los productos nacionales. Y, por favor, participe en acciones cívicas de lucha por los derechos ciudadanos. Exija, como ya lo hacemos muchos, por una democracia participativa que obligue a los políticos a tomar en cuenta la opinión de los ciudadanos.

  1. 1) Invierta, si puede.
  2. 2) Ahorre, haga el esfuerzo.
  3. 3) Consuma, si su salario se lo permite, en productos nacionales de preferencia (Nota: El ilusorio código 750)
  4. 4) Infórmese a fondo (inevitable).
  5. 5) Lea, prepárese, estudie (siempre).
  6. 6) Salga de su círculo de confort (vídeo).
  7. 7) Evite productos con “obsolescencia programada” (vídeo).
  8. 8) Participa socialmente (vuélvete activista), el trabajo conjunto es básico, nadie sale solo de una crisis nacional.
  9. 9) Repare, reúse, recicle…
  10. 10) Dude de los políticos, aprenda anarquía cultural (es la que genera cambios reales).

    En la columna lateral, arriba: Formulario de suscripción. ¡Gracias!

Dicen que las crisis son oportunidades y nosotros de eso sabemos mucho, de crisis, porque las “oportunidades” aquí se las tragan los políticos. Unidos pero no con el presidente.