Programa tu mente para recibir dinero en abundancia, meditación

Comparte:
Programa tu mente para recibir dinero en abundancia Frecuencia 888 hz

Esta meditación guiada es parte del curso MILLONARIOS EN 3 AÑOS. Si deseas ver la Master Class gratuita, ingresa en este enlace.

Esta meditación fue diseñada para facilitar el proceso de cambio de programación mental en torno al dinero. De alguna manera, todos aprendimos aspectos erróneos en el manejo del dinero y quedaron grabadas en el subconsciente. Si estás aquí, es porque deseas cambiar y abrazar una creencia más adecuada y sembrar en ti la semilla de la abundancia, la riqueza y la prosperidad.

Siéntate o recuéstate cómodamente.

Prepárate para dormir si lo deseas y repite esta meditación hipnótica un mínimo de tres días y de preferencia 21 días consecutivos. No olvides suscribirte antes de iniciar para no perder la ubicación y escuchar otras meditaciones preparadas para ti.

Porque quiero y porque puedo.

Respira profundo, alarga la inspiración, aguanta 3 segundos y expira por la boca. Repite tres veces. Respira, retén el aire 3 segundos, exhala. Respira, cuenta tres segundos, exhala. Siente los latidos de tu corazón. Percibe esos latidos en tu pecho, luego en tu vientre, en tus piernas, en tus rodillas, en tus tobillos, en la punta de cada dedo de tus pies. Siente cómo las yemas de los dedos de tus manos también palpitan junto con tu corazón. Tus codos, tus hombros, tu mentón, percibe esa energía palpitante en tus labios, en la nariz, en los ojos, las cejas, la frente. Relájate más y más haciendo un rápido repaso con esa energía en todo tu cuerpo nuevamente.

Así, completamente relajado, relajada, evoca en tus recuerdos un fajo de billetes que hayas tenido en tus manos en el pasado. ¿Recuerdas su textura? ¿Su olor? ¿Los colores de algunos de esos billetes? Bien, apriétalos, ponlos sobre tu pecho y asume el control de tu destino, repite las siguientes frases en tu mente.

-El dinero facilita mi vida, lo quiero en mi presente, agradezco tenerlo entre mis manos, me comprometo profundamente a generar cada vez más dinero por medio de ingresos pasivos, el dinero trabaja desde ahora para mí, mis ingresos residuales mantienen ampliamente mi estilo de vida.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Me emociona encontrar oportunidades de negocios pasivos!

El dinero es ya parte de mi ser, la riqueza y yo siempre trabajamos en armonía, creamos siempre nuevas ideas de ingresos pasivos para aumentar mi fortuna, siempre busco ganar más y más dinero, me comprometo a ello diariamente, establezco metas ambiciosas para generar mayores ingresos constantemente, trabajo activamente en la consolidación de mis negocios pasivos, estoy comprometido con mi riqueza.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Es encantador poder ayudar a los demás a generar ingresos pasivos!

Juego para ganar, es divertido, es confortable y un gran orgullo sentirme propietario de esta gran fortuna, el gran cúmulo de dinero al que siempre le doy un uso benéfico para ayudar a mis seres queridos, a los habitantes de mi país y del mundo y lo tengo de tal manera organizado que provoco el mismo deseo de riqueza a los beneficiarios, así los ayudaré para siempre y podré enfocar mis donativos a otros grupos. Mi fortuna no tendrá fin. Uso mi creatividad para que los fideicomisos enriquezcan por muchas décadas a otros, como el premio Nobel. Tengo grandes ambiciones con respecto al dinero que produzco. No me conformé con alcanzar la estabilidad y libertad financiera. La plenitud sólo llega al establecer mecanismos pasivos que crean intereses compuestos y multiplican mis recursos económicos en ciclos infinitos.

Agradezco la libertad financiera.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Me fascina revisar mis cuentas y saber cuánto he superado mi nivel de riqueza desde la última revisión!

El dinero y yo somos un binomio que trabaja en armonía. Cada libro que leo sobre el manejo del dinero es de mi total interés, busco su audiolibro, lo repaso, tomo apuntes. Hay muchos libros que cambian a diario mis planes y programación sobre el dinero, algunos ya los he leído y quiero volver a leerlos, otros más que espero leer pronto y los encuentro en la descripción de esta meditación. Cómo olvidar libros maravillosos como Piense y hágase rico de Napoleón Hill, Los secretos de una mente millonaria de Harv Eker, Deja de ser tú de Joe Dispenza, Como el hombre piensa de James Allen, La magia de pensar en grande de David J. Schwartz, Millonarios en 3 años de Joe Barcala, El poder del pensamiento positivo de Norman Vincent Peale y tantos más que leo una y otra vez para reafirmar los conceptos y consolidar mi mente millonaria.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Aprender sobre la generación de riquezas es enriquecedor, puedo evaluar mis metas y pulirlas con gran facilidad!

Me he comprometido a trabajar por conseguir cada vez más riqueza, a ver oportunidades de negocio diariamente, a analizar la vida de gente rica y exitosa para aprender de sus experiencias y admirar sus hazañas, sorprendiéndome constantemente cómo, algunos de la nada, hicieron un imperio. Si ellos pudieron, sé que cualquiera que lo desee lo puede hacer realidad también y agradezco al universo la oportunidad de vivir estas experiencias y enseñar a otros a lograrlo, a facilitarles los medios, los libros, los cursos y todo aquello que permita su prosperidad.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Adoro compartir tiempo de calidad con las personas!

Me gusta reunirme con gente próspera, personas que desean alcanzar los más altos peldaños de la abundancia y la riqueza. Sé que ellos tienen fantásticos consejos que darme para explotar al máximo mis capacidades como líder social e influyente, capaz de sembrar deseos de prosperidad al resto del mundo.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Mi riqueza no sólo es financiera! Cada día mi mente se vuelve más abundante en conocimientos y experiencias.

Tengo una mente poderosa y millonaria.

Soy más grande que cualquier problema que se pudiera presentar en este camino de abundancia y riqueza. Merezco recibir el fruto de mis esfuerzos, es el pago por tantos cuidados que tuve de invertir y reinvertir mis ingresos. Tengo derecho a acumular una fortuna porque sé que cada moneda, cada billete, es un soldado que peleará mis batallas, trabajará para mí, generará ingresos que luego podrán servir para dar a otros y para disfrutar las fabulosas aventuras, viajes, compras, gustos y diversiones que me acompañan en este estadio de riqueza. No hay forma de que se termine mi dinero ni malgastándolo; para ello, tuve que pelear duras batallas y sé que ha valido la pena. Cientos de ricos en la historia hicieron sus fortunas en pocos años igual que cualquiera que se comprometa en ello podrá hacerlo.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: No necesito mucho tiempo para incrementar mi riqueza, con las ideas que genero, producto de una mente millonaria, es muy sencillo subir esos números de forma acelerada.

Yo acepto que me paguen por los resultados de mi trabajo, es lo justo, así pensamos las mentes millonarias, porque tenemos confianza en lo que vale nuestra aportación a la sociedad. Cuando tengo que elegir entre dos cosas, obviamente, elegiré las dos, tengo una mente poderosa y millonaria, rica, inteligente y soy capaz de encontrar una forma creativa de elegir ambas opciones. Sé de muchos temas, pero el que más me apasiona es el referente a la administración de mi riqueza, cuido cada centavo porque sé que esa es la forma que me ha permitido alcanzar el éxito.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: ¡Es apasionante entender cómo funciona el dinero y tengo el compromiso de aprender diariamente!

A veces tengo miedo, pero, a diferencia de otros, no me acobardo. Yo actúo a pesar del miedo y prefiero concentrarme en las metas que me he propuesto, más que en los obstáculos que pudieran entorpecer mi trabajo. Diariamente me preparo, estudio, conozco nuevos terrenos, nuevas oportunidades para hacer producir mi dinero.

Coloco una mano en mi cabeza y repito: Preparo alegremente a mi mente para la prosperidad y la abundancia, es lo mejor de cada uno de mis días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.