La evolución de los lenguajes

Comparte:

¿Cómo se conforma un idioma?

Los idiomas no siempre han existido como los conocemos, sino que experimentan una evolución. En el inicio de nuestra era, en el Imperio Romano, se hablaba el latín y tenía dos versiones, el culto y el vulgar. Curiosamente, es el vulgar el que se impone y el que termina diseminándose hacia España. Eso es lógico, más que curioso, la población de a pie, más en aquella época, era mayoritaria y todavía no se popularizaba la cultura (aunque dudo que hoy podamos considerarla igualmente popular).

La imprenta se inventa hasta el S. XV y ello permite imprenta-de-gutemberg que una población mayor pueda acceder a los conocimientos llamados cultos. También es gracias a ese invento que se empiezan a consolidar los idiomas actuales.

 

El latín vulgar llega a España con la migración de los pobladores romanos a la península. Las lenguas que se hablaban ahí eran diversas y desarticuladas; por ello el latín termina imponiéndose, pero su evolución con la mezcla de los términos (palabras) con quienes habitaban ahí. De hecho el latín, gracias a la influencia romana, es madre de varios lenguajes que se les conoce como lenguas romances: español, francés, italiano, provenzal, catalán, gallego-portugués, retrorrománico, rumano y sardo.

El indoeuropeo

Mientras que por otro lado, el idioma del norte de la Europa antigua conocido como indoeuropeo genera los idiomas siguientes: irlandés, galés, escocés, alemán, inglés, holandés, ruso, polaco, checo, búlgaro y serbocroata.

El castellano se consolida gracias a Alfonso X “El sabio” de España (1252-1284), quien institucionaliza la educación del idioma y hace diversas publicaciones definiendo su uso correcto. Ello con el tiempo se convierte en la Real Academia de la Lengua Española (RALE).

Cuando crecí, se nos hacía hincapié en la importancia de regulación de la RALE, como si fuera quien dictara su uso. Pero al estudiar literatura (y muchos años más tarde) dicha institución ya no era rectora, sino observadora.

El uso de las palabras manda

Somos los usuarios del lenguaje quienes aportamos y proponemos su uso conforme a la necesidad de expresarnos. Por ello dejamos fuera los términos o palabras que no nos ayudan a definir los aspectos de nuestra vida e inventamos palabras o las importamos de otros idiomas para dar a entender situaciones que no tenemos otra forma de definir en el nuestro. En pocas palabras, hacemos lo que nos da nuestra REAL gana y la RALE, al ver cómo se popularizan las palabras, se ve en la necesidad de incluirlas en su diccionario, según su uso, regional, local o universal (al menos en el universo del español).

Por tanto, con esta situación, en el futuro existirán muchos más lenguajes: el mexicano, el argentino, colombiano, peruano, etc. En cada región tendrán una forma distinta de hablar y volveremos a la torre de babel con el resto de idiomas (calculo que habrá un lenguaje especial para hacer negocios, otro para ir al bar -¿o no Mariano?-). Porque el lenguaje es vivo y cambiante, aunque pensemos que siempre será así, eso no cambia esta realidad. El Quijote de la Mancha contiene en su versión de 1616 que conocemos más de 1000 vocablos que hoy día han caído en desuso. Varias de sus palabras las han tenido que actualizar para que las podamos entender: en aquel entonces no existía la letra “h”, por tanto leemos fijo en lugar de hijo, fazer en vez de hacer.

Futuro

Así que no nos espante ver gente escribiendo palabras de formas distintas, podrían estar fundando una nueva lengua, quizá más rica que el Español. Lamento informar a los conservadores que el mundo siempre termina dando paso a los liberales. Las religiones de hoy serán mitologías mañana. Podemos estar a favor de rescatar las lenguas perdidas, pero mientras estas no se popularicen, difícilmente podremos revivirlas y los esfuerzos por mantenerlas en uso siempre serán contra natura, desgastantes, extenuantes.

Publicado originalmente en La Jungla de Mariano

Entrevista a Joe Barcala | La Jungla de Mariano

Comparte:

El Sacerdote Ateo logró el primer lugar en ventas en algunas librerías, luego entonces la Jungla de Mariano te presenta una charla con su autor, colaborador y amigo, el escritor poblano Joe Barcala. ¿Sabes cuál es el mejor lugar para leerlo?

El sacerdote ateo

Esta novela fue publicada en 2015 (diciembre) y ha sido un éxito de ventas. La historia de el Padre Eusebio Fosalba, el sacerdote que es párroco de su iglesia y que ha perdido la fe en Dios. Al conocer a los personajes, vamos entendiendo cuáles fueron los motivos que lo orillaran a su ateísmo, al tiempo que se cuestiona seriamente si dejará los hábitos o si permanecerá en la iglesia.

Tiene una narración adecuada al misticismo eclesial. Sólo que Eusebio, en su mente, teje una serie de telarañas que le están volviendo loco. Debe seguir siendo el líder espiritual sin creer más en aquello que lo llevó a ordenarse sacerdote.

¡Comparte!

Entrevista a Joe Barcala en «A libro abierto»

Comparte:

PERFIL DEL PERSONAJE EUSEBIO EN LA NOVELA EL SACERDOTE ATEO

Eusebio es un Sacerdote Dominico consagrado hace algunas décadas y funge como párroco en el Templo de la Inmaculada Concepción en la zona céntrica de la ciudad imaginaria denominada Motolinía.

Desde antes de consagrarse, él tenía una novia con quien practicaba frecuentemente el sexo. Ello trajo consigo un problema con su padre y Eusebio vio la forma de quitarle del camino. En general siempre procura influir con su forma de pensar sobre los demás, entre ellos, su madre y su hermana Ana Gabriela y desde luego, su papá y su novia.

Un suceso calificado como milagroso le lleva a abandonar su casa para estudiar en el seminario y ordenarse sacerdote. Con el paso de los años, las tareas como párroco le tienen abrumado, cargado de estrés y trabajo, tedio y monotonía, soledad y angustias constantes. Cuida a su comunidad de sacerdotes, uno de ellos, Simeón, enfermo, confinado a su cama, en etapa terminal. Otro, Horacio, con una amante a quien no desea abandonar por más presiones políticas de la esposa del Gobernador del Estado, Doña Edelmira Santos.

Entrevista en el programa «A libro abierto» en Éxito radio

El Vaticano influyó en su ateísmo

Dos años antes de que Eusebio se confirmara a sí mismo como ateo, sin poderlo confesar ni a su sombra, él hace un viaje al Vaticano y se decepciona con lo que ha encontrado ahí, muy distinto a cuando visitó esa ciudad cuando apenas se había ordenado sacerdote. Entonces el Papa Juan Pablo II había sido elegido y la efervescencia religiosa se transpiraba por los poros de toda la Iglesia Católica. Ahora, muchos años después, se desilusiona porque el papado ha sido muy largo y las jerarquías eclesiásticas denotan una soberbia imperial. Luego tiene un largo debate con unos ateos a quienes desea convertir. El tiempo hizo lo demás.

Ahora el revive cada ritual religioso con una constante contradicción ideológica que incrementa su estrés y psicosis. Debe meditar si permanece en la Iglesia o si presenta su renuncia. Pero hay una serie de acontecimientos que no le dejan pensar con claridad y no puede pedir ayuda. ¿Renunciará? ¿Su alma encontrará la paz o su salud le cobrará factura?

Entrevista al escritor Joe Barcala en Estamos al Aire y Radio Buap (Feb 15)

Comparte:

El sacerdote ateo es la nueva novela del escritor Joe Barcala y que está causando revuelo no sólo en México, sino en el mundo. Cuenta la historia de un sacerdote que es párroco de una iglesia en una ciudad imaginaria denominada Motolinía, forma en que los indígenas llamaban a Fray Toribio de Benavente, uno de los fundadores de Puebla.

Entrevista en «Estamos al aire» en Radio BUAP

La comunidad de sacerdotes en El sacerdote ateo

Se trata de un grupo de cuatro sacerdotes dominicos que forman parte de esa comunidad y que de forma excepcional es una Parroquia en el templo, también imaginario, con el nombre de la Inmaculada Concepción mismo que tiene como fuente de inspiración el templo de Santo Domingo, ese que alberga una de las más famosas capillas barrocas de América: la del Rosario.

Junto con el superior Eusebio, el ateo, se encuentran otros tres sacerdotes que son creyentes: Nemesio, el más joven, que es un tipo bonachón, amedrentado por visiones sobre la muerte antes que suceda; Horacio, que tiene una amante y es alcohólico y Simeón, un viejo con una enfermedad terminal.

Un terrible accidente sucede en la torre de la iglesia y los sacerdotes tienen que seguir lidiando con ese y muchos otros problemas para que su templo siga ofreciendo los servicios a los feligreses. Nos acercamos, gracias a la detallada descripción del novelista Joe Barcala, hasta los reclinatorios de las confesiones para escuchar de viva voz las penitencias que dictan a los creyentes, quienes se acusan de hasta lo inimaginable para que los lectores podamos comprender las dificultades que viven los sacerdotes al procurar conservar su fe y creencias pese a las monsergas de la vida de la población.

Otros personajes que afecta a Eusebio

Y sufrimos junto con ellos, la intromisión de la esposa del Gobernador y las exigencias del Reverendo Meneses, superior de la congregación o las instrucciones del Arzobispo Marcelo Espinosa de los Monteros; al grado que Eusebio, se ve en la necesidad de tomar unas vacaciones para no enloquecer ante tantos problemas, al tiempo que se encuentra en una encrucijada al saber, por confesión, que su propia hermana fue violada por un homosexual que deseaba tener un hijo a cualquier precio, como si la vida del Párroco no tuviera ya tantas complicaciones.

Y además, su ateísmo, producto de la reflexión luego de viajar al Vaticano y decepcionarse de antiguas ilusiones sobre la magnificencia de su iglesia y el debate con un par de ateos en el vuelo de regreso.

Sobre el autor

Una novela emocionante que no termina de mostrarnos una novedad cuando ya nos está involucrando en la siguiente. La narrativa de Joe Barcala es propia de los tiempos modernos: estridente, conmovedora, impactante y atractiva, como lo demostró desde su novela anterior, La Cofradía.

Por si fuera poco, El sacerdote ateo es parte de una colección denominada Herejías que contiene otras dos historias que prometen ser igualmente desgarradoras: Lujuria en la sotana que, según declaró, su contenido llevará a los lectores hasta el corazón mismo de los curas pederastas y de los amantes en sus más irreverentes acciones dentro de la alcoba y Confesiones sacrílegas como colofón digno de la vida consagrada y resulta un drama épico del pastoreo de almas contemporáneo en el que se envolverá al lector, según prometió el escritor, a develar los secretos más profundos de un sacramento tan polémico como intrigante y subversivo.

No te pierdas esta increíble historia, llena de dolor y amor en contraposición y en concordancia con los tiempos que vivimos; todo enmarcado en una enajenante y adictiva historia que aporta una propuesta literaria innovadora y que te cautivará, sin duda.

Formación académica

Joe Barcala es Maestro en Literatura que nace en el bello Puerto de Veracruz el 6 de septiembre de 1967. Promotor de la lectura, el conocimiento literario y amante de las obras clásicas. Imparte conferencias, es crítico y editor. Sus dos primeras obras surgen tempranamente, cuando cumplió 15 años. Ha publicado 4 libros, tres de ellos novelas: Murió la muerte, La Cofradía, Parábolas del servicio al cliente y esta: El sacerdote ateo; sin embargo, tiene terminadas otras seis historias y está terminando dos más.

Gracias a su empuje y liderazgo, ha logrado una gran penetración en la industria editorial y su principal característica narrativa es, sin duda, su inventiva que refleja en personajes destinados a sufrir sus ocurrencias imaginarias; suelen ser grandes y trascendentales porque a través de ellos propone una revolución humanista.

Articulo publicado originalmente en www.Sudcalifornianos.mx (ya no está disponible).

Entrevista en Saber sin fin (vídeo)

Comparte:

Crítica a El sacerdote ateo en Poblanos.mx (ya no disponible)

La gente se confunde al criticar la novela de El sacerdote ateo del escritor veracruzano Joe Barcala. Primero deberían leerla. En ningún momento se trata de un ataque a la Iglesia Católica y mucho menos es una denuncia de su vida cotidiana. A lo sumo es un retrato de una realidad que pocos conocen dentro de la jerarquía eclesiástica y de la vida comunitaria que muchos de ellos viven.

Su novela, en cambio, es una verdadera afrenta por destacar el humanismo que muchos de ellos ya no practican y que deberían. También se trata de una propuesta literaria que pretende despertar la conciencia, como muchas otras, en la sociedad; además de su narrativa que sobrepasa los límites de la postmodernidad, El sacerdote ateo cumple cabalmente con la perspectiva literaria contemporánea y pone de manifiesto, una vez más, la apuesta por una nueva humanidad consciente, exigente y deseosa de penetrar en las esferas que disfrutan manipulando y adueñándose de los modelos que ellos establecen para dirigir la vida del resto de las personas.

Abrir mentes

Al leerla, se darán cuenta que lejos de ser una crítica incoherente y absurda, como algunos intentan calificarla y donde ponen de manifiesto su ignorancia sobre la literatura más vanguardista, despertarán muchos valores que tienen dormidos, por lo que la novela habrá cumplido una vez más con ese carácter social y promotor de una vida humana enriquecida, esa que abre mentes y crea conciencia, mueve al espíritu y conmueve a la acción de perfeccionamiento evolutivo que llama a la trascendencia verdadera.

Eso es el arte, esa es la cultura: un beneficio en pro de una raza superior. El que no lo pueda ver, es que no sabe leer entre líneas, es porque sólo mira por encima, vive bajo el yugo del obscurantismo medieval impuesto precisamente por esa Iglesia inquisidora.

El despertar humano en el siglo XXI

Ventajosamente, una gran cantidad de personas han despertado ya de la sumisión a ultranza que les impusieron las corrientes de pensamiento monopolizadas de antaño. Ese grupo de personas, además de disfrutar de buena literatura, de una historia apasionante y llena de intriga, reciben una dosis fabulosa de diálogos internos que invitan a la reflexión, a valorar y discutir los temas tabúes y a discernir entre una y otra ideas sobre la existencia de la divinidad o su discutida forma de actuar entre tantas versiones de un mismo dios, o el conflicto existente entre el que unos creen y otros rechazan.

Sin duda alguna, leer la novela de El sacerdote ateo removerá más de una vida clavada en ideas que no se atreven a discutir por ser víctimas del negocio del miedo y levantará valientemente a quienes simplemente se escudan en la mediocridad de ideas ambiguas; al tiempo, comenzarán el inevitable proceso de cuestionar con estoico escepticismo cualquier elemento que pretenda disfrazarse de verdad.

El escritor Joe Barcala ha publicado otras obras previamente y ha dejado en claro, a través de ellas, que su apuesta es por el cuestionamiento, no por la afrenta. ¿Estamos dispuestos a descubrir la verdad o permaneceremos sometidos al mundo de los poderosos sin discutirlo?

Otras obras

En la novela La cofradía, el autor lleva a sus lectores a un viaje por un mundo de poder, riqueza y manipulación que existe realmente en esferas controladoras de los mercados mundiales, los bancos y tienen un indiscutible manejo sobre casi todos los políticos del mundo.

Quien lee esa novela, no vuelve a ver las cosas de la misma forma. Lo mismo sucederá si se atreven a descubrir los misterios de El sacerdote ateo y seguramente de sus dos secuelas que vendrán posteriormente, como ya fue prometido en esta novela.

Entrevista a Joe Barcala en Sinergia Radio

Comparte:

Artículo publicado sobre El sacerdote ateo (Ya no disponible en otro sitio)

¿Deben los sacerdotes renunciar a su ministerio si se enamoran de una mujer o de otro sacerdote? ¿Y si su Dios desaparece de escena? ¿Pueden ejercer un ministerio que ya no se sustenta más en la fe sino en su egoísmo? Son algunas de las preguntas que la novela El sacerdote ateo, escrita por Joe Barcala, no va a responder.

Y es que esa historia no pretende ser una biblia de los ateos en la que se pongan de manifiesto las contradicciones recurrentes de los creyentes en un Dios ambiguo y distante, sino precisamente dejar en entredicho a quienes no creen en lo mismo que profesan o que no comulgan con las leyes dictadas por una institución que es capaz de nombrar santo en pocos años a personajes cuestionables, pero que no puede ponerse de acuerdo en la erradicación del celibato para sus pastores por miedo a que ciertas mujeres quieran heredar las riquezas que sólo le pertenecen a la Iglesia.

Qué no se responde El sacerdote ateo

Por otra parte, las preguntas no se responden, sólo se vuelven a plantear a través de la vida de los personajes con la intención de reflexionar en ellas pero con la empatía hacia ellos. ¿Si fuéramos sacerdotes lo haríamos? ¿Romperíamos el secreto de confesión o nos aprovecharíamos de él? ¿Creeríamos en un sacerdote que tiene una amante o cuyo amaneramiento nos indica que son homosexuales?

No juzgando, ni imponiendo etiquetas; así, al natural, viviendo sus problemas, entendiendo sus posturas, ¿haríamos lo mismo en esas circunstancias? Esa es la riqueza de esta exquisita y revolucionaria historia literaria que está impactando a la industria editorial del mundo. Las descargas del ebook han rebasado a muchas otras en pocas semanas.

El escritor Joe Barcala ha iniciado una intensa gira por la República Mexicana y algunos foros internacionales presentando su novela con gran éxito y es porque su novela ha causado una polémica: ¿existen sacerdotes ateos? ¿Revelan los secretos de confesión? Desde luego que la Iglesia se siente aludida; pero eso es porque no la leen.

Si lo hicieran, se darían cuenta de una enorme riqueza que incluso podrían valorar en sus siguientes sínodos eclesiásticos para evaluar la problemática que inunda sus más lejanas capillas y comunidades. Y no es por criticar solamente, se trata más bien de una valoración de aquello que pocos continúan haciendo que es vivir los valores y acercarse con misericordia a los creyentes, de quienes muchos se han aprovechado.

Dios que no responde

Y yendo más allá, ante la profundidad de un corazón que grita auxilio sin ser escuchado, ante el cuestionamiento justo de quienes se sienten decepcionados ante un plan de dios que no satisface sus reclamos, que no se preocupa por las dolencias de la gente, que permite la maldad en grado superlativo y desampara a quienes tanto le adoran.

Son preguntas que no se responden en el libro sino que los lectores deberán reflexionar, profundizar y dirimir mientras son testigos de las dolencias y problemáticas de los cuatro sacerdotes de la comunidad protagónica. No es sólo un incidente inquietante en la torre del templo, no es nada más la desnudez de los creyentes en el confesionario, no es menos que discurrir en el indómito terreno del engaño a los feligreses o el amor de alcoba de un cura.

El silencio se vuelve un símbolo, un arma y el más desgarrador dilema de un adolescente sordomudo o del santo que encubre un homicidio mientras perdona los pecados de los demás. Es publicar lo que no se quiere hablar. Es reescribir las líneas de los supuestos y dejar que el árido desierto de los sacerdotes se vuelva también parte de la conciencia colectiva.

Eso es El sacerdote ateo, el arranque de una aventura que culminará con otras dos historias de la serie Herejías: Lujuria en la sotana, que plasma literariamente el altar que se le puso a la sexualidad bajo el sello de la investidura y Confesiones sacrílegas, la última novela de esta trilogía que se antoja revolucionaria, esa dosis de inquietante intriga que tanta falta nos hace en nuestros días.

¿Por qué no entendemos algunas noticias?

Comparte:

 

Un nuevo bellocino

Los pobladores del mundo como masa ingente se arrodillan ante las noticias como si fueran lo más completo, la película de estreno, el día del juicio y su apocalipsis y dos días después han olvidado ya. Inmersos en el devenir diario de una turba desenfrenada de informes noticiosos, de guerras por estallar y números incomprensibles pero preocupantes de las bolsas de valores, las cotizaciones del euro y el dólar, la baja del petróleo. Y surge un desmesurado escándalo más en París o en Iguala, en Filipinas o las Malvinas. Y se vuelcan sobre el hueco que ha surgido en el poder de un país cual si esa pizza se fuera a terminar.

Detrás, siempre detrás, estará el marco completo de información que permite entender la causa de un problema, la filosofía de un conocimiento, la sociología y la historia. El hombre trasgrede contra su propia causa al ignorar las luces que le serán fieles y prefiere cerrar los ojos horrorizado ante una batahola mediática. ¡Están ahí! La historia es cíclica. La experiencia ya puede enseñar un poco más de las consecuencias perversas de un tirano o el recorte de un presupuesto o la baja de los precios del petróleo. Tal parece que fueran problemas nuevos, como si la teoría política o la ciencia económica fueran nuevas ciencias, como si nunca se hubiera desplomado la bolsa.

Ritual de noticias

Soplarse a diario el diario matutino de pe a pa, sintonizar CNN todo el día, o peor aún Foro TV, fuesen a decirles cómo colapsará el mundo al día siguiente. El cúmulo de información no significa ser cultos. Eso sucede con la comprensión de más alto espectro; eso es posible con el análisis profundo de no todas las notas, pero sí las más importantes, las que impactan a mayor número de personas, las que ilustran el comportamiento humano y el manejo macroeconómico de los países. Analizando la historia y dejándose ilustrar por los grandes maestros de la política, desde la antigüedad, la formación de las repúblicas. Después de eso, entenderemos cuáles son las notas y tendremos mejores elementos para dilucidar el futuro de un país en ruinas, sus más viables oportunidades; comprenderemos que los impuestos no deben destinarse al gasto corriente, sino a la inversión; entenderemos que el gobierno de ningún país debe meterse a competir en los sectores estratégicos; sabremos cuándo un candidato es otro chapulín demagogo y populista.

Para comprender a fondo

Enfóquese en leer, en encontrar las respuestas más profundas, en conocer la historia política y económica de su país y del mundo y no se deje distraer por el amarillismo mediático. Observe cómo las noticias son predecibles, repetitivas, distractoras, manipuladoras. Pase la mirada por encima del común denominador social y descubrirá un mundo más real, complicado, sobre todo por un grupo dominante y micro minoritario que somete a políticos, empresarios y ciudadanos a sus leyes, controla sus mercados, compra voluntades y mantiene esclavizada a la población en general en una vorágine de pagos y deudas, micro impuestos y vencimientos constantes, ideologías contrastantes como si fueran de la tripe A, para distraer y continuar con su política del miedo y su control absolutista del mundo.

Herramienta indispensable

La lectura, el análisis y la profundización le dotarán de armas suficientes para pasar a un lado de su control, gozará de una libertad jamás experimentada antes y mirará con mayor claridad cuándo alguien se está aprovechando de los demás, podrá actuar con una moralidad humana de comprensión al otro, le ayudará y le dará las armas para defenderse: las de una cultura nueva, el único camino viable contra el peor poder que se haya visto sobre la Tierra jamás. Analice temas de importancia como la economía del país más poderoso del mundo, los EUA y sepa porqué su banco nacional es un banco en manos de la propiedad privada y que tiene estrangulado su avance como nación y su afán expansionista.

Observe cómo las culturas orientales están inmersas en el control por medio de las religiones sobre la vida privada de las personas. Comprenda por qué África no puede crecer o porqué América Latina se encuentra con las manos atadas a las voluntades de empresas multinacionales. Vea cómo el petróleo domina al mercado mundial y pese a los problemas del calentamiento global y el descubrimiento de energías limpias y renovables, no se puede romper el cordón umbilical del oro negro. Lea a Maquiavelo, Rousseau, Schmidt, Hegel, Marx, Strauss… Infórmese de la historia de las naciones, enriquezca su cultura, lea literatura, filosofía y arte. Entonces, no le garantizo la felicidad, pero sí la realidad. Estará de pie en la Tierra y no en esa nube fantasiosa de futuros improbables y soñadores. Madure, crezca y llegue hasta el 6º. Estadio de Kohlberg en el que pueda sentirse comprometido con el bien de los demás, de su mundo y su país, valore las infinitas posibilidades maravillosas que tiene la humanidad.

Publicado originalmente en: La Jungla de Mariano

 

Joe Barcala
barcalajoe@gmail.com
joebarcala1 | leeromorir.org

La objetividad está en venta

Comparte:

No es sólo un fenómeno mexicano, el mundo entero está padeciendo el control mediático con fines políticos, económicos, religiosos o sociales. Por más de treinta años, las compañías petroleras de Estados Unidos pudieron evadir la normatividad que un grupo de científicos, gracias a las investigaciones realizadas, impulsó en beneficio de la población, por enfermedades causadas como el cáncer, debido a la contaminación. Los petroleros incluso llegaron a ofrecerles dinero para que se retractaran de sus investigaciones. Compraron investigadores para prolongar la discusión. Al final, la verdad salió a flote y se impusieron multas y sanciones a quienes no siguieran ciertos procedimientos en beneficio de la salud pública.

Sigue leyendo

¿Para qué me ha servido la comunicación?

Comparte:

Nos vemos aleteando 446 correos y procesos de oficina cada cierto periodo que los seres superiores contarían como segundos. ¡Eso es ser trabajador! -¡Qué buena comunicación tienen!- comentará alguno con pleno conocimiento de las observaciones objetivas, verificadas, sometidas a comprobación científica.

Como también hay zánganos, los superiores considerarían que en nuestra colmena terrestre no caben los holgazanes; ojalá no se equivoquen. Pero nosotros nos conocemos más que aquellos seres. Sabemos que traemos pleitos, hambre, envidias, desconfianzas. Por supuesto tampoco conocen nuestras bondades como raza superior, nuestro conocimiento de la tecnología, la ciencia, las artes y la medicina. Y es que hay algo que los seres superiores no saben: nos comunicamos de una forma misteriosa, tan fina, desapercibida para ellos, como para nosotros pasa inadvertida la comunicación entre las abejas.

Sigue leyendo